Destacadas Notas

El crimen de Norte Grande evidenció la violencia permanente y el consumo de drogas

En la Sala II del Tribunal de Juicio comenzó la audiencia de debate seguida contra Manuel Alejandro Barranco y David Fernando Carrizo, imputados por el delito de homicidio calificado por alevosía en perjuicio de Elvis Leonel Pérez. “Es la peor forma de morir de una persona, de una forma tan injusta”, dijo el querellante Pedro Arancibia

El trágico suceso en Barrio Norte Grande el 8 de enero de 2017 mostró el costado más violento de la sociedad salteña. Ese del que a nadie le interesa debatir, aun cuando el precio sea  la vida de un chico de apenas 19 años, de quien, su trágico deceso no formará parte de los principales titulares, a menos que sea alguien de apellido ilustre o tradicional; o bien pertenecer a la interacción social salteña de una manera u otra. Pero en Barrio Norte no vive ese tipo de gente. Solo son personas humildes, comunes y corrientes.

A Elvis Leonel Pérez lo persiguieron como a un animal y lo golpearon hasta matarlo cerca de la Escuela Cristóbal Colon. Por el barbárico suceso están acusados Emanuel “Pipi” Barranco y David “Cuqui” Carrizo, quienes podrían purgar hasta 25 años tras las rejas por el hecho. El debate oral y público está presidido unipersonalmente por la jueza María Victoria Montoya Quiroga. Ambos imputados serán juzgados hasta el 1 de junio.

El fiscal penal 2 de la Unidad de Graves Atentados contra las Personas, Pablo Paz, representará al Ministerio Público.

Después de que la magistrada les diera la oportunidad de declarar a los acusados y estos se negaran a hacerlo, se dio inicio a la recepción de pruebas testimoniales con la comparecencia de tres testigos, familiares de la víctima: Ana Silvia Viveros (madre), Sergio Orlando Pérez (padre) y Sergio Pérez (hermano).

La palabra de la querella

El doctor Pedro Arancibia es el querellante de la familia de la víctima y concedió una entrevista a MUY CRITICO. “En Norte Grande se vive una situación de violencia y de agresividad tremenda entre facciones del club de futbol, Central Norte, los del fondo, los de la mayor”, describió el penalista.

“Tienen que pagar una especie de peaje de los que quieren pasar. Los del fondo para pasar hacia atrás y así sucesivamente. Si bien el fallecido no había tenido antes ningún problema con los agresores, pero siempre la situación de rivalidad y de territorialidad está presente y es lamentable”, indicó Arancibia.

LEER TAMBIÉN “COMIENZA EL JUICIO POR EL HOMICIDIO DE UN JOVEN EN NORTE GRANDE”

“A esto se le suman situaciones de consumo de estupefacientes, lo cual agrava mucho la situación. Es lamentable que por una zapatilla o por una supuesta rivalidad de barrio tengan que haber este tipo de consecuencias. Es la peor forma de morir de una persona, de una forma tan injusta”, enfatizó el abogado que representa a la familia Pérez.

En esta sala se juzga a los acusado de asesinar a Elvis Leonel Pérez hasta el 1 de junio (Foto: Prensa Poder Judicial) 

En cuanto a la mecánica del crimen Arancibia relató la crónica de los acontecimientos:

“Entre los dos comienzan a agredirlo y es más, la premeditación a la agresión directamente está muy clara. Había sucedido una gresca entre barras anteriormente. Le habían quitado las zapatillas y lo habían quebrado en una de sus piernas. Entonces, cuando minutos después lo ven rengueando se aprovechan de esa situación, la cual advierten y uno de los acusados expresamente le dice al otro –y de esto hay testimonio–: ´Mira que esta rengueando vamos a agarrarlo´.

Ahí es cuando aprovechándose de la minusvalía, de esa situación de inferioridad y siendo ellos dos, se acercan hacia él corriéndolo y al ver que se estaba escapando el fallecido, viene uno y le pega desde atrás con una piedra en la cabeza. En ese momento cae al piso y es ahí donde el otro –el autor del hecho– le da con un cuchillo en el corazón”.