Destacadas Notas

#GasparCinco / Perpetua para el perverso

Condenaron a Franco Gaspar Cinco a prisión perpetua. Recibió la máxima pena y pagará por sus horrorosos crímenes en la Unidad Penal de Villa las Rosas, los próximos 35 años a la sombra. Resultó penalmente responsable de envenenar a su pareja y al hijo de esta, de solo tres años

“Aquí está Minos gruñendo de rabia: él es el juez infernal (de Homero en adelante) que juzga a los condenados que se le paran delante, enroscándose a sí mismo la cola alrededor del cuerpo tantas veces sean los círculos que los condenados deberán bajar para recibir el castigo. Cuando los condenados se le paran delante confiesan todas sus penas y Minos decide, como gran conocedor de pecados”.
La Divina comedia – Dante Alighieri

“Condenando a Franco Rodrigo Gaspar Cinco, DNI numero 34184585 (…) de las demás condiciones obrantes en autos a la pena de prisión perpetua (…) por resultar autor  penalmente responsable de los delitos de homicidio en grado de tentativa en concurso real por homicidio doblemente calificado por relación de pareja y por el medio utilizado –veneno–…”

Con estas palabras el juez Ángel Amadeo Longarte confirmaba la prisión perpetua  para el perverso asesino de la joven madre Alejandra y su hijo Amir, de solo tres años; además del intento de homicidio del niño con antelación al hecho juzgado.

Una vez más queda el sabor agridulce de saber que la máxima condena que puede recibir un paria como éste solo son 35 años, cuando la sociedad sabe y la Justicia confirma que éste cretino debería haber recibido dos cadenas perpetuas, por haber arrancado dos vidas del seno familiar de padres y hermanos que jamás podrán recuperarse de semejante golpe.

Foto: Fiscalespenalesalta.gob.ar

Los gritos desgarradores de la madre, las lágrimas de esas hermanas y amigas que acompañaron en soledad a esa familia atravesada por el dolor inconmensurable. Mientras los guardias del GAPS se lo llevaban a su último lugar de residencia, es decir la unida penal de Villa Las Rosas… es decir “el Quinto infierno”, ese que describe Dante.

No hubo lugar para más. Intentar culpar a la pobre victima de querer asesinar a su propio hijo es el último acto de maldad que tendrá el miserable, sádico y perverso energúmeno, a quien acaba de caerle todo el peso de la ley, quien acaba de recibir toda la fuerza de un fallo que, al emitir la Justicia como Institución le está enviando un mensaje a toda una sociedad ansiosa de conocer un resultado que ya estaba cantado. La perpetua era un hecho y siempre lo fue desde la instrucción.

Para los anales de la Justicia quedará el registro de su perverso acto: homicidio simple en grado de tentativa y homicidio calificado por el medio empleado (veneno) en perjuicio de P.A. (menor), y homicidio doblemente calificado por la relación de pareja y por el medio utilizado en perjuicio de Alejandra Ximena Párraga.