Destacadas Notas

#GastarCinco espera la sentencia

El único imputado por las muertes de Alejandra Párraga y su hijo conocerá la decisión del juez después de la ronda de alegatos el lunes 7 de mayo. Las partes intervinientes se podrán explayar en sus argumentos para después pasar a un cuarto intermedio, donde con posterioridad se conocerá el resultado del fallo

Solo queda escuchar los alegatos del Ministerio Publico, la querella y la defensa técnica del imputado. En la última jornada correspondiente al juicio que le sigue a Franco Gaspar Cinco por los horrorosos crímenes de Alejandra y Amir, el acusado hizo una extensa declaración donde dio a entender que su pareja fue quien le dio de ingerir el cianuro a su propio hijo; y que él fue solo una especie de partícipe necesario, es decir, quien le habría llevado el mortal químico a Alejandra para que ella ejecutara el acto criminal.

Solo ese argumento en primera persona de Gaspar Cinco es lo único con lo que la defensa intenta contrarrestar una condena a cadena perpetua que parece inexorable a esta altura del debate, ya que una carga probatoria enorme pesa sobre el accionar del imputado aquel fatídico 5 de junio de 2017 y los días previos.

Según el periodista, Alejandra le dijo aquel día: “Que bueno, lo conseguiste”, a lo que siguió una catarata de incongruencias que deflexionaron en un cuadro horroroso, en el cual la madre le habría mezclado la sustancia con el agua bendita para luego hacerle ingerir al niño.

Por razones que solo Gaspar Cinco podría explicar, desprendida de una exposición que, de a ratos se volvía ininteligible, Alejandra aparece trastabillando por la vereda y diciéndole: “boludo, yo también tomé”.

A partir de ésta versión es que su abogado pedirá la absolución por el beneficio de la duda, ya que como todo penalista experimentado, el doctor Agüero Molina sabe que solo en el terreno de la duda es de donde su cliente, al menos podría ver aminorada la condena de 35 años a la sombra en la unidad penal de Villa Las Rosas.

En tanto la fiscalía, como la querella tienen un camino mucho menos complejo ya que  prácticamente Gaspar Cinco estuvo “condenado” desde la etapa de instrucción, donde se generaron toda clase de pruebas, las cuales se vieron reflejadas acabadamente durante el debate.

A saber, los testimonios de los probables “candidatos” a “sicarios”; el de la tarotista y el pescador que prácticamente lo enterraron; la confirmación de quien le vendió el cianuro y los chats rescatados por personal de informática del CIF, donde no solo concuerda todo con lo vertido por los testigos, sino que dan cuenta de un perverso consuetudinario, quien no se detuvo jamás para llevar adelante su perverso plan, el cual tenía al niño como el principal objetivo.