Destacadas Notas

#Censura / “Será Venganza”

El documental de Andrés Paternostro fue censurado en la Feria del Libro. Se iba a proyectar en la Sala Borges, la de mayor capacidad del predio de La Rural

A partir de una serie de reclamos de organizaciones de derechos humanos, la función fue cancelada. Según directivos de la Feria, se evitaron así actos que pudieran provocar riesgos en la muestra.

El film, producido por el Centro de Estudios en Historia, Política y Derechos Humanos de Salta, cuestiona “el uso interesado de la memoria histórica” y la negativa a conceder prisión domiciliaria a los militares condenados por violaciones a los derechos humanos.

Entre los objetivos  del film producido por el Centro de Estudios en Historia, Política y Derechos Humanos de Salta, está el de denunciar las condiciones en las cuales se habrían desarrollado los juicios por crímenes de lesa humanidad.

En muchos casos, se dice allí, no se cumplirían algunas obligaciones establecidas por la ley: hay detenidos provisionalmente por términos que exceden largamente los dos años establecidos antes de llegar al juicio, habría condiciones sanitarias que no contemplan los más elementales derechos humanos, se les negaría a los detenidos algunos derechos básicos, como atención médica adecuada, educación o la prisión domiciliaria en caso de cumplirse con sus requerimientos.

Antes de llegar a los casos que ejemplifican estos reclamos, “Será venganza” dedica su primera media hora a esbozar una interpretación político militar de los años 70 y de la represión a los movimientos armados.

Según los testimonios requeridos y la voz en off que lleva adelante las ideas de la película, la batalla contra la subversión se dio en el marco de la guerra fría con su posible enfrentamiento nuclear entre las grandes potencias.

A las acciones de los movimientos revolucionarios se le opuso durante la dictadura que rigió la Argentina entre 1966 y 1972 la creación de una Cámara Federal que se encargaría de los delitos violentos (fue conocida históricamente como el “Camarón”).

La prohibición de su exhibición en la Feria del Libro es un acto de censura hecho y derecho.

“No se permitirán actos o actividades que puedan provocar riesgos, ofendan al público o vulneren la libertad de opinión y de expresión dentro de la muestra”, explicó el comunicado de la Fundación El Libro, organizadora de la Feria.