Destacadas Notas

#GasparCinco y su interminable soliloquio

En una exposición totalmente monocorde y dirigida a Alejandra Párraga como la “autora” del crimen de su hijo Amir y su propia muerte, el único imputado declara en la Sala de Grandes Juicios

Con una importante cantidad de familiares y amigos de la familia Párraga, mas la presencia de toda la prensa local, declaró Gaspar Cinco. Cerca de las 10 de la mañana el imputado por las horrorosas muertes de Alejandra y Amir comenzó con una larguísima exposición frente al juez Longarte.

Sentado frente al tribunal y con una notebook, el relato en primera instancia comenzó a sonar demasiado impostado. Lo primero que planteó fue que aquel fatídico 5 de junio de 2017, Alejandra le dijo: “Que bueno, lo conseguiste”, en clara referencia al cianuro.

Posterior a ese planteo que sonó a hipótesis, el imputado indicó que Alejandra le había hecho referencia a la célebre asesina Yiya Murano, “La envenenadora de Monserrat”. Luego su relato trajo a colación la salud del niño, la cual –según sus dichos– obedecía a estados gripales y dolencias similares.

El relato desde el primer minuto era absolutamente anacrónico,  mostrando al niño como un doliente que “apenas podía tragar”, por lo que la ingesta de alimentos era una dificultad.

Entre tanto todos los presentes en la sala  escuchaban el soporífero monologo, el cual llegó al punto en que el pequeño niño ingiere el agua bendita que la madre –supuestamente– le hace ingerir. Obviamente que el relato ya llevaba unos 40 minutos y los hechos que él relataba eran cada vez mas incompresibles haciendo del relato algo ininteligible.

Al parecer en su historia, Gaspar Cinco es instando por Alejandra a conseguir el potasio de cianuro, el cual es vertido en la botella color morada en pequeñas cucharas, para luego ser ingerida por el niño y en algún momento también por la madre, quien luego intenta huir del lugar en momentos en que es alcanzada en la vereda por él, quien la detiene. Luego relató el momento en que pide la ambulancia para el niño.

Fotos: Marcelo Baez