Destacadas Personajes

#Titanic / ‘Si hiciera ‘Titanic’ de nuevo, emplearía un modelo digital’

El realizador James Cameron presenta un documental de NatGeo que conmemora los 20 años del filme.

Hace dos décadas, el director James Cameron concibió ‘Titanic’: una película épica que no reñía con una edulcorada historia de amor y que se convirtió en un clásico instantáneo al ofrecer todo el andamiaje técnico y de tecnología visual capaz de revivir la catástrofe de un trans-atlántico que se promovió como indestructible.

Pero no fue solo una película que marcó una década cuando se estrenó originalmente en diciembre de 1997, sino que incrementó el interés por la historia de un fracaso y llevó a una intensa investigación submarina para revelar nuevos detalles del famoso barco y su hundimiento. Eso es precisamente lo que analiza el especial documental ‘Titanic: 20 años después’, que se emite por el canal de televisión paga NatGeo.

Esta nueva producción examina las decisiones cruciales que se tomaron durante la producción de la película y las pone a prueba con una gran cantidad de recursos visuales nuevos, que incluyen nuevo metraje submarino, simulaciones generadas por computadora e investigaciones académicas.

Precisamente, James Cameron habla con los descendientes de Jacob Astor, Molly Brown e Isidor e Ida Straus, quienes aportan información renovada a las generaciones de familias que sufrieron a raíz de esa tragedia. Así mismo, Cameron recuerda su experiencia en el rodaje y las decisiones que tomó en ese momento teniendo en cuenta los datos científicos disponibles.

Para eso contó con un equipo de los especialistas en el Titanic más destacados del mundo, incluido el doctor Robert Ballard, explorador residente de National Geographic, que descubrió los restos del Titanic en 1985; Parks Stevenson (historiador, documentalista e ingeniero en sistemas navales); Don Lynch (historiador y escritor) y Ken Marschall (historiador visual y el creador más importante del mundo de obras de arte del Titanic).

“Prácticamente todo lo que nos propusimos hacer lo hicimos”, recordó Cameron en una entrevista a la que tuvo acceso EL TIEMPO. “Construimos modelos grandes. Los rompimos. Los hundimos, todo ese tipo de cosas. Creo que logramos lo que nos propusimos, pero también rodamos muchas escenas que eran de carácter histórico. Sigo llamándolas personajes, pero no son personajes, sino historias de personas reales”, agregó el director refiriéndose al trabajo en una película que tuvo como ambición extenderse en una trama para ser lo más precisa posible en su narración histórica.

“Casi todas las cosas que filmamos se vieron en la película. Probablemente se editaron unos 20 o 25 minutos, pero al final nos quedamos con una producción de más de tres horas”, explicó el realizador estadounidense. “Supongo que tal vez deseé vivir en un universo alternativo donde la gente pudiera ver una película de tres horas y media, pero pensé que estábamos presionando nuestra suerte, creo que son tres horas y quince minutos con créditos”, comenta.

eltiempo.com