Cinema TV Destacadas

#Netflix / Aniquilación: IN-MIRABLE

Que la plataforma de streaming más famosa del mundo ofrezca contenido basura ya no es una novedad y menos que compre películas que son rechazadas por los grandes estudios. Es el caso de Aniquilación de Alex Garland

Por Iggy Rey

Que la novela de Jeff VanderMeer sea una obra bien lograda no significa necesariamente que la adaptación a la pantalla vaya a descollar y es éste el caso.

Las películas que exhibe Netflix pecan de caer siempre en un lugar común: el terror impostado y la anticipación de que algo “inquietante” va a ocurrir y hasta eso el espectador… perdón, el “usuario” ya se quedó dormido.

“Aniquilación” es otro intento de querer sobresaltar desde la ciencia ficción y el terror con efectos visuales bien logrados –no es ningún merito– un planteo simplista, reduccionista y dirigido a un público poco critico, el cual apenas tiene ganas de levantarse de la cama para ir al baño.

La ganadora del Oscar, Natalie Portman, junto a un elenco de notables entre las cuales se cuenta con la talentosa Jennifer Jason Leigh –absolutamente desperdiciada en esta ocasión– mas la ascendente Gina Rodríguez, componen un equipo que se dispone a adentrarse en la “zona del faro”, un lugar enigmático donde ocurren fenómenos que la ciencia no puede explicar.

En esa especie de “Triangulo de las Bermudas” donde todo aquel que entra no regresa, suspicazmente el personaje de Portman y su marido son los únicos que volvieron y tardan una hora con 40 minutos en explicar lo que les pasó, la “peli” se va al carajo y el hilo argumental se quedó suspendido en el único lugar común que podría quedar: los causantes de esta inconsistencia son aliens, cosa que el espectador lo sabe desde el minuto uno del film.

Lo que llama poderosamente la atención es que la crítica se rindió a los pies de esta basura cósmica impresentable, donde todos coinciden en que se está ante un final de la cuantía del “Sexto sentido”, cuando es tan predecible como un huevo hervido a los ocho minutos.

Es hora de volver al cine de las “actuaciones” y dejarse de joder con estas paparruchadas plagadas de efectos especiales fútiles y guiones de una flojera estremecedora.

Foto: Peter Mountain / Peter Mountain