Destacadas Notas

Isa: “La popularidad de Macri en Salta, según mi percepción, es mala”

Lo dijo el vicegobernador durante la emisión del programa “La otra campana”, por Cable Express. Además vertió conceptos en contra de lo actuado tanto por el Gobierno Nacional como por la administración de Gustavo Sáenz, quien no disimula su apego a las líneas del macrismo. “Estoy recorriendo Salta, charlando con los vecinos. Pero el famoso ´cambio´ no es tal”, enfatizó el vice mandatario provincial

Las indisimulables ganas de Gustavo Sáenz de ser el próximo gobernador de Salta lo ubicaron muy cerca del horizonte de sucesos de Miguel Isa, quien le recordó varios puntos a tener en cuenta antes de cristalizar sus sueños de llegar al Grand Bourg y sobre todo de la mano del “macrismo”.

“Estoy recorriendo Salta, charlando con los vecinos. Pero el famoso ´cambio´ no es tal. Por ejemplo en el caso de barrio Floresta, muy publicitado por el municipio, todo quedó en anuncios. Hasta levantaron el Obrador”, indicó Isa.

“Yo tapé baches de la hipocresía. Pavimenté barrios enteros”

El actual intendente capitalino, Gustavo Sáenz, ha iniciado un bacheo febril desde que llegó al CCM, con la inconfesa idea de hacer campaña, “regalándole” al salteño de a pie una ciudad sin baches, pero hasta aquí lo único que hizo fue generar un caos vehicular sin precedentes, cortando arterias principales de la ciudad de Salta, sin ni siquiera dar aviso de ello y en horas pico.

Tal es el caso de las intersección de calles Islas Malvinas y Caseros, donde los automovilistas deben enfrentar a diario un embudo infernal donde el transito es lo más parecido a una pesadilla. Hace poco un informe de Canal 11 dio cuenta de ello.

La administración Sáenz corta calles como Catamarca antes de Caseros sin un cartel que lo anuncie en la cuadra anterior. Un error estratégico tan básico como ese, es equivalente a un corte de la “Corriente Clasista Combativa”.

RESUMEN DEL PROGRAMA

Sáenz parece querer dinamitar sus propias posibilidades de llegar con tal de cumplir con su ansiado bacheo, sin saber que los daños colaterales de sus deseos solo provocan un tránsito caótico del cual no se salva ni un ciudadano arriba de un colectivo, el cual debe esperar largas horas hasta que todo se descomprima.

“Yo tapé baches de la hipocresía. Pavimenté barrios enteros. Cambié el eje municipal y dejé una Municipalidad saneada”, recordó Isa.

Cambiar algo para que nada cambie

“De Gustavo Sáenz es previsible que pueda apoyar a Juan Manuel Urtubey. Trabajó conmigo, con Sergio Massa, trabaja con Macri. Quién dice que no pueda trabajar con Urtubey. Fue leal a todos. Sáenz es un hombre de sucesivas lealtades. Es su forma de hacer política”.

Metafóricamente el planteo de Isa es directamente proporcional a lo que le sucede al personaje de la obra “El gatopardo” de Giuseppe Tomasi di Lampedusa, puntuablemente a lo hecho por Tancredi Falconeri, donde su habilidad ideológica para pasar de una fila a otra no hace otra cosa que desnudar su previsible ambición para ocupar el sillón del Ejecutivo provincial  a como dé lugar.

Falta de fe

“Los propios funcionarios de Cambiemos no creen en su país y tienen la plata afuera (…) Parece un chiste que necesitemos 500 millones por las inundaciones en Santa Victoria Este y nos manden 10 millones”.

No es novedad que la imagen de Cambiemos no es la misma en Salta que en el resto del país. A una distancia de 1500 km el oficialismo cuenta con María Eugenia Vidal y “Geniol” Larreta, quienes por ahora parecen salvar las papas del fuego en cuestión de imagen; pero en Salta el panorama es muy diferente. Cambiemos Salta parece estar pegado con “Loctite” a la derecha más recalcitrante.

A fuerza de falta de progresismo y sensibilidad social, Cambiemos Salta no tiene las mismas prestaciones con las que se “trabaja” en “Casa central”, en Buenos Aires. Un timbreo en el conourbano bonaerense no tiene el mismo efecto que los “telefonazos” fútiles que inició la “Muni” en Salta.

Los chinos tienen un dicho: “cuidado con lo que deseas” y Sáenz desea el sillón en el Grand Bourg a como dé lugar, aun cuando los que lo rodean hayan llegado prometiendo “cambios” que están lejos de cristalizarse en la realidad.

PROGRAMA COMPLETO

La otra campana – Cable Express