Destacadas Notas

#CasoChirete #NiUnaMenos / Juzgan a la bestia

“¡Entren a ver que la mate! se terminó la carneriada”. En la primera audiencia del juicio que se le sigue a Chirete Herrera por el femicidio de Andrea Neri, se conoció la famosa frase. Además son juzgados Juan Carlos Gutiérrez, Fernando Daniel Velázquez Fernández, José Luis Ávalos y Héctor Augusto Franco por incumplimiento de deberes de funcionario público. Nelson Alexander Cardozo por abandono de persona seguido de muerte. VIDEO

19-03. El rostro desencajado de tanta droga, el reviente a flor de piel, la marginalidad hecha carne, la violencia hecha costra, los ojos inyectados en sangre, la mirada sostenida en los guardias… esa de un psicópata que mata mujeres sin inmutarse. Un personaje extraído de la literatura más belicosa.  Eso era Chirete Herrera esta mañana ante los representantes de la Justicia de Salta.

Como si del famoso bandolero “Billy The Kid” se tratare, el Chirete tuvo el primer cruce con el juez Guillermo Pereyra, cuando éste le preguntó si entendía los alcances de la acusación que pesa sobre su persona; a lo que el acusado hizo seña de entender pero inmediatamente arremetió con un cuestionamiento insólito acerca de la situación de los otros imputados.

“¿Por qué están ellos por abandono de persona?”, preguntó el energúmeno, como si él fuera quien dirigiera el debate, típico rasgo de un autentico manipulador, quien consigue lo que quiere a costa de manejar a mentes más débiles en su ámbito carcelario.

“Qué no sabés leer? Está ahí en esos papeles”

La irreverencia del acusado no acabó allí. Al momento de corroborar los datos personales para que quede en el registro de las actas, Chirete lanzó un desafiante “qué no sabés leer?, está ahí en esos papeles”.

La lectura de las requisitorias de elevación a juicio, en las cuales el fiscal detalló su investigación, dieron cuenta del perfil de éste paria, de quien se dijo que es manipulador, psicológicamente es de personalidad impulsiva, agresiva e inestable con rasgos psicopáticos y con poca tolerancia a las frustraciones. Todo ello quedó largamente demostrado en la primera audiencia del juicio que se le sigue por la muerte de Andrea Neri.

Custodia impertérrita

Llamó la atención el protocolo de seguridad desplegado por los efectivos de la división del Grupo de Operaciones Especiales Penitenciarias Salta (GEOPS). Armados hasta los dientes como si se irían a enfrentar a una célula del ISIS. Estos custodios no le sacaron la vista ni una fracción de segundos al repulsivo sujeto.

Gran parte del público y algunos periodistas trataban de acercarse para observar con más detenimiento y experimentar la sensación de sentirse cerca de este marginal absoluto, el cual era exhibido como una bestia de feria.

Un testimonio doloroso

Al turno de prestar declaración la madre de la víctima, quien se quebró en varias ocasiones, relató el desesperado derrotero que debió padecer mientras le imploraba a Andrea no ir nunca más a visitar al bestial Chirete.

“Ella no decía nada, agachaba la cabeza, no decía nada”, repetía la pobre mujer entre sollozos. Resultó que desde el mes de enero de 2014, es cuando comienzan las visitas al primo de Andrea, de lo cual terminan siendo visitas de Andrea directamente a Herrera.

En tanto el experimentado penalista “Lalo” Estrada, quien defiende a tres de los imputados, indagó a la testigo acerca de si tenía conocimiento de que Andrea era menor de edad al momento en que comenzó a frecuentar a Chirete, cosa que la acongojada mujer respondió con evasivas.

“¿Andrea visitaba a Herrera y no a su sobrino, señora?”, cuestionó el defensor, desde varios ángulos. Además el abogado puntualizó en la prohibición de visitas a Herrera por tratarse de la altísima peligrosidad de este demente.

Foto de la nota: Sebastian Cardozo