Destacadas Notas

#NahirGalarza / A quemarropa

El crimen mas conmocionante del verano tiene una novedad: una pericia determinó que la joven apoyó el arma en una prenda de vestir de la víctima y abrió fuego

Gualeguaychú. De por sí ya era difícil creerle que los dos disparos fueron accidentales, pero aun así como imputada Nahir puede declarar lo que crea conveniente, el problema (para ella) es que existe algo llamado pericia y que puede determinar elementos que van concurriendo en la mecánica de los hechos.

En este caso, de acuerdo a la pericia, el tiro que impactó en la espalda del joven de 20 años fue por “contacto débil” sobre su buzo, en cuya capucha quedaron registradas las marcas del proyectil.

El informe también indica que el disparo que recibió Pastorizzo en la espalda, con orificio de entrada y salida, atravesó el pulmón. Sobre el segundo impacto, los expertos determinaron que fue de frente, desde un ángulo oblicuo y que le impactó en el medio del pecho y le afectó el esófago.

“El primer disparo es sobre la moto y cae sobre el lado derecho. La moto queda sobre su pierna derecha. El queda acostado en el piso con el pecho de frente. Ahí recibe el segundo disparo, a 50 centímetros y la bala termina enterrada. Fernando cae boca arriba. Esa bala tuvo que ser desenterrada”, indicó Rubén Virué, que representa a Silvia Mantegazza, la madre de Fernando Pastorizzo.

Fuentes judiciales adelantaron a Télam que el lunes está previsto que se concreten las testimoniales de amigos de Pastorizzo y de Nahir Galarza.

Clarín
Telam