Personajes

Muere Palito Ortega, pionero del cine de horror peruano

El cineasta narró la violencia en la región de Ayacucho en filmes que incorporaban seres fantásticos

El antropólogo y cineasta ayacuchano, Palito Ortega Matute, estrenó en 1997 su primera película, Dios tarda, pero no olvida, considerada representante del hoy denominado cine regional peruano, una vertiente distinta a la capitalina, producida con cámaras digitales, presupuestos mínimos, y éxitos de público pese a no ingresar al circuito comercial. Ortega falleció la noche del jueves en Lima, tres meses antes del estreno nacional de su décima y quizá mejor película, La casa rosada.

El director, de 50 años, murió a causa de un cáncer de páncreas. Su partida ha sido inesperada en su círculo profesional, donde es considerado uno de los mejores exponentes del cine regional. “[Es] una pérdida para el cine peruano”, tuiteó el ministro de Cultura, Alejandro Neyra. Los restos de Ortega fueron velados en una sala del Ministerio de Cultura en una señal de reconocimiento como una figura de la cultura local.

El cineasta ayacuchano es especialmente conocido por una trilogía de filmes de horror acerca de un monstruo andino llamado jarjacha. En Incesto en los Andes (2002) y La maldición de la jarjacha II (2005) un par de adolescentes ayudan a buscar y matar a estos seres nacidos de un incesto, que durante el día son humanos y en la noche se transforman en una llama, burro u otro animal que está en contacto con el hombre. El nombre deriva del sonido que emite el monstruo “jar, jar, jar” . Los jarjacha se comen el cerebro de sus víctimas.

El crítico de cine Emilio Bustamante ha comentado, tras la muerte de Ortega, que La maldición de los jarjachas es una de las mejores películas del género y “se presta a sugestivas interpretaciones simbólicas del conflicto armado interno”. En esa misma clave de horror y mitos andinos, Ortega estrenó en 2014 una secuela de la jarjacha, llamada El demonio de los Andes.

Ortega y Melinton Eusebio formaron “el núcleo de cineastas ayacuchanos que daría inicio al movimiento de cine regional que ha cambiado el panorama del cine peruano en las últimas dos décadas”, añade Bustamente.

Las primeras obras del director ayacuchano fueron filmes de temas sociales, ligados a los 20 años de violencia en su región. En Ayacucho surgió el grupo terrorista Sendero Luminoso en 1980, y por ello, su población fue la más afectada por las acciones de los subversivos y de las fuerzas del orden.

En septiembre, cuando se cumplieron 25 años de la captura de Abimael Guzmán, el fundador de Sendero Luminoso, Ortega comentó en Facebook que el momento servía “no solo para celebrar la caída del grupo subversivo sino para reflexionar por qué los gobiernos, a través de las fuerzas armadas, se ensañaron con los ayacuchanos en la lucha contrasubversiva, trayendo como resultado la desaparición y muerte de miles de inocentes y la sistemática violación a los derechos humanos de este pueblo sojuzgado por el terrorismo subversivo y del Estado”.

Uno de sus filmes, que aún no ha sido estrenado en Lima, El rincón de los inocentes (en alusión a Ayacucho), cuenta la historia de Angélica Mendoza de Ascarza, una mujer quechuahablante que se convirtió en la primera luchadora por los desaparecidos civiles en Ayacucho en 1983.

“Es un homenaje a esta mujer de coraje que se enfrentó a la insania militar. En 2014 hizo una presentación especial en la ciudad de Ayacucho adonde invitamos a Mamá Angélica, fue ahí donde por primera vez la vimos sonreír, se sentía reflejada en la pantalla, era la ‘vieja corajuda’ que no le temía a la muerte con tal de encontrar a su hijo”, añadió Ortega días después de la muerte de Mendoza, ocurrida en septiembre.

La casa rosada

Su último filme se estrenará en Lima de forma póstuma el 3 de mayo, después de haber sido seleccionado para varios festivales internacionales en los que había sido premiado. En No identity International Action Film Festival, en Sevilla, obtuvo el premio a Mejor Banda Sonora; y el 10º Festival Internacional de Cine Bajo la Luna- Islantilla Cinefórum de Huelva lo galardonó por la mejor dirección artística. Además, el Festival de Cine de Guayaquil lo premió por mejor edición y mejor actor. En la Semana de Cine de Autor, celebrada en Lugo en 2016, fue la más votada por el público.

La casa rosada es un drama que empezó a trabajar en 2009 y toma el nombre de un centro de torturas que el Ejército instaló en una zona residencial de la ciudad de Ayacucho. La película relata la historia de una familia que vive en la década de los 80 en esa región, donde la madre es asesinada y el padre, profesor universitario, es tomado por terrorista y llevado a la Casa Rosada. Los hijos saldrán a la búsqueda de su padre, a quien encuentran moribundo, pero, como ocurría en Ayacucho y en otras películas de Ortega, el drama siempre puede ser peor.

Elpais.com