Destacadas Editorial

Mejor prevenir

El Poder Judicial de Salta llama a una convocatoria pública para la adopción de tres hermanos. La última vez que esto pasó ocurrió una tragedia con los hermanitos Quipildor. Tras la escandalosa decisión de enviar a juicio a funcionarios de esa área, pero no a la ministra de por entonces, Marianela Cansino; fueron condenados los padres sustitutos a reclusión perpetua y los otros funcionarios a penas menores por incumplimientos de los deberes de funcionarios públicos

SALTA. Pocos casos provocaron tanto horror como el que fuera sometido el niño Thiago Quipildor y su hermanita. La noticia, incluso, llegó a impactar en los medios nacionales por la naturaleza del crimen y la falta absoluta de conciencia por parte de los “monstruos” que fueron designados para ser los padres adoptivos.

“Un niño de 4 años, que estaba al cuidado de una familia sustituta, murió en un hospital de Salta con signos de golpes, por lo cual la Justicia ordenó el arresto de sus tutores y el Gobierno separó de sus cargos a seis funcionarios que debían monitorear la tutela”, consignaba Clarín el 18-07-2015.

Ahora se anuncia una convocatoria de similares características. El Registro Único de Aspirantes a Guardas con Fines Adoptivos de Salta, a cargo de Cristina Beatriz Pocoví, informó que el Juzgado en lo Civil de Personas y Familia de Segunda Nominación del Distrito Judicial del Centro dispuso convocar a personas que se consideren en condiciones de adoptar a tres hermanos, consigna el parte de prensa del Poder Judicial salteño.

En el párrafo siguiente se detallan las edades de los menores, se trata de: N. S. C. G., adolescente de sexo femenino de 14 años de edad, A. J. F. G., niño de 9 años de edad, y L. E. G., niño de 5 años de edad. Los tres menores se encuentran bajo tutela del Estado en dispositivos dependientes de la Secretaría de Niñez y, desde su inserción al sistema de protección, han recibido atención interdisciplinaria que ha impactado favorablemente en su desarrollo.

Descenso a los infiernos

Seguramente que una convocatoria igual a ésta apareció unos meses antes de que Patricia Sánchez y Víctor Senise les dieran a los niños a un trato bestial, golpeándolos y sometiéndolos a hambrunas que los llevaron a la desnutrición y al deterioro psicofísico.

Mientras el Estado miraba para otro lado, estos dos psicópatas golpearon a Thiago hasta matarlo, desenlace que se produjo el 18 de julio de 2015, cuando ingresó al hospital con un cuadro irreversible y murió por bronco aspiración.

Hubo una conmoción enorme en la sociedad, la cual apuntó a la cabeza de todo este desatino fatal, la ministra por entonces al frente del Ministerio de Derechos Humanos de la provincia de Salta, Marianela Cansino, quien no debió dar una sola explicación ya que salió totalmente indemne de semejante escándalo.

Foto: El Tribuno

Las condenas

Los jueces Rubén Eduardo Arias Nallar, Eduardo Barrionuevo y Pablo Mariño, condenaron a Sánchez como autora material y penalmente responsable de los delitos de homicidio doblemente calificado por ensañamiento y por placer en perjuicio de Thiago y tentativa de homicidio doblemente calificado por ensañamiento y por placer en perjuicio de una hermanita del niño. En tanto que a Senise lo condenaron por resultar “partícipe necesario” de los mismos delitos cometidos por su pareja.

En la misma resolución, el tribunal que juzgó a los imputados concedió el recurso de casación presentado por el abogado Juan Pablo Rechiutto, patrocinante de Lorena Alejandra Rechiutto, y por Sandra Ortiz, la defensora oficial que asistió a Jacqueline Mónica Rosas. La primera fue sentenciada a la pena de tres años de prisión de ejecución condicional, cuatro años de inhabilitación para ejercer la profesión de psicóloga y diez años para el ejercicio de la función pública por “incumplimiento de los deberes de funcionario público y falsedad ideológica en concurso real en forma continuada”.

En tanto que Rosas fue condenada a dos años de prisión de ejecución condicional, dos años de inhabilitación para ejercer la profesión de psicóloga y ocho años para el ejercicio de la función pública, también por incumplimiento de los deberes de funcionario público y falsedad ideológica en concurso real, en forma continuada.

¿Y Cansino?

El abogado defensor Pablo Recchiuto tomó la decisión de denunciar penalmente a Cansinos a mitad del juicio. Sucedió cuando habían citado a la ex ministra para prestar declaración indagatoria.

LEER TAMBIÉN “DENUNCIARÁN PENALMENTE A CANSINO”

“No hay dudas de que existe un incumplimiento manifiesto de los deberes de funcionario público, toda vez que no se cumple la ley del organigrama de las funciones ministeriales y del gobernador. Además, no solo eso, sino que existe un expediente administrativo presentado por Ana Bruno, que elevó, dando a conocer todas las falencias y las dificultades que tenía el Ministerio para trabajar y no se evacuó”, dijo el abogado a MUY CRITICO el día de la denuncia contra Cansino.

“¿Yo? argentino”

Ante la posibilidad de que Cansino actuara de la misma manera que lo habían hecho Martin García Cainzo o Eduardo Robino –ex secretario de Igualdad y Oportunidades–, el abogado advirtió: “Nosotros la habíamos ofrecido como testigo, pero ¿qué ocurre? para un testigo de esa naturaleza es muy fácil decir que la culpa la tienen los de abajo. Entonces yo no voy a exponer a mi defendida a una mentira”.

Por su parte Recchiuto indicó por entonces que “Cansino es totalmente responsable. Yo no sé como el Ministerio Publico Fiscal  no lo ha hecho desde un principio. Este es un criterio profesional, se puede compartir o no. Alguno puede estar de acuerdo otros no, pero yo tengo elementos probatorios… y no uno o dos, tengo como diez elementos que acá hay incumplimiento de deberes de funcionario público, por la decidía que había con el Ministerio de Derechos Humanos”.

Nunca más

Todo esto sucedió cuando el Estado salteño llamó a convocatoria por la guarda de los hermanitos Quipildor, al igual que lo está haciendo ahora. Nunca se va a saber a ciencia cierta cómo es que toda una estructura –que se supone– debe controlar estos aspectos, haya llegado a la muerte de un niño de 4 años y a la tortura física a la que fuera expuesta su hermanita.

Los órganos de control no pueden volver a fallar de esta manera. Tampoco pueden haber ministros y funcionarios en esas áreas, como Marianela Cansino, quien terminó siendo denunciada penalmente por semejante irresponsabilidad, porque jamás dio una maldita explicación de lo como dos psicópatas quedaron a la guarda de estos pobres niños.

Dicen que el hilo se corta por lo más fino y mientras Cansino o cualquier otro inepto se haga cargo de estos ministerios, seguirán ocurriendo estas tragedias. Lo único que se puede hacer es prevenir, advertir y sobre todo no olvidar.