Destacadas Notas

#10Policias /  La víctima es un violento, según su hermana

Declaró la hermana de la víctima, la señora Daniela Velázquez, quien debió ser examinada por un médico legista antes de prestar testimonio ante el juez Longarte

SALTA. 06-02-18. El caso llamó la atención por la cantidad de efectivos policiales involucrados. Son 10 oficiales de la ley, incluida una mujer. En la jornada de juicio que se sigue contra César Marín, Hernán Durán, Mario Alberto Gutiérrez, Albino Néstor Chinchilla, Franco Marcial Suárez, Héctor Choqui, Abel Benito Cruz, Luis Moreira, Adriana Zelmar Fuentes y César Herrera contra Pablo Damián Velázquez, declaró la hermana de Velázquez, además de la médica Elizabeth Díaz Cardozo, quien le realizó el examen físico al denunciante.

Está naturalizado, en la sociedad salteña, que sí una cantidad de policías como la de este caso, están siendo juzgados por torturas, severidades agravadas por el uso de la violencia, prolongación indebida de la detención y hasta robo, es toda la Institución la que sufre la estigmatización, por ello es perentorio escuchar todos los testimonios.

La medica legal de la Policía, la doctora Elizabeth Díaz Cardozo antes de comenzar a declarar fue advertida por el fiscal Gustavo Vilar Rey acerca de un decreto en el cual un médico legal de la policía no puede  revisar a un paciente que haya sufrido ataques por parte de la misma policía. Aunque el fiscal acotó que en 2013 aun no estaba vigente el mencionado decreto.

Por su parte la médica reconoció que la víctima presentaba escoriaciones en la zona frontal derecha. Aunque no hizo mención a ninguna otra lesión en el cuerpo de Velázquez.

La declaración de la hermana de la victima

La señora Daniela Velázquez debió ser examinada por el doctor Benjamín Julio Ruiz de los Llanos, quien ofició de médico legista, ya que el proceso así lo indicó en esta ocasión. La señora dijo sufrir “una leucemia benigna” y no de complicaciones por una afección del HIV, como había trascendido. Esto último no lo corroboró el doctor De Los Llanos pero si dijo que la testigo estaba apta para declarar.

“Es lucida y orientada en tiempo y espacio”, describió el profesional de la salud, quien fuera convocado a último momento para cumplir con la diligencia que le solicitara el juez Ángel Amadeo Longarte.

Unos minutos antes de la declaración testimonial, la testigo había solicitado que su hermano no estuviera presente, ni tampoco los imputados, por lo que la sala fue desalojada en su totalidad, quedando solo quien redacta esta crónica judicial.

Ya en la declaración testimonial la mujer describió una situación totalmente opuesta a la versión “oficial”. Puntualmente dijo escuchar una pelea en la habitación que su hermano compartía con su pareja. Esto en Barrio Fraternidad, Lote 13, donde la declarante dijo compartir ese lote con su hermano y su cuñada.

Mencionó la presencia de un bebe, quien estaba en el lugar a mitad de la bataola que allí se estaba llevando a cabo. “Rompían cosas y se escuchaban gritos. A mí lo único que me importaba era la criatura. Por eso llamé al 911”, dijo. A lo que agregó que llamó en cuatro ocasiones y que recién llegaron después de esos intentos por comunicarse para pedir ayuda.

“Escuchaba que peleaban, los policías entraron y le quitaron el chiquito de las manos –a Velázquez– lo redujeron y lo esposaron”, indicó la declarante.

A preguntas de la fiscalía acerca de si allí lo golpearon a su hermano, la mujer dijo desconocer esa situación. Dijo haberse quedado en la comisaria y luego sufrió una descompensación producto de que estaba embarazada de seis meses.

Las dudas

La testigo indicó que fue llevada a una notaria, dos policías en un automóvil de civil. Donde prestó una declaración que en la jornada de hoy dijo que le “habían agregado cosas”. Cuando el fiscal hizo referencia a ese parecer, aduciendo que la declaración había sido cambiada, el juez reafirmó los dichos de la testigo, haciendo énfasis en el verbo “agregar” y no “cambiar”.

De esas palabras agregadas, Daniela Velázquez dijo que no fue ella que fue hasta el puente de Fraternidad a buscar a los policías, aclaró que ella llamó cuatro veces al 911.

Por su parte la fiscalía se negó a incorporar esta declaración por haber sido impugnada en 2013, cuando sucedió el episodio.

Por último y no menos importante fue una pregunta del fiscal que descolocó totalmente a la hermana de la víctima y declarante. Puntualmente se la interrogó por una “relación” que mantendría con el oficial Moreira –Luis– lo que la testigo negó de plano. Este oficial es uno de los que están siendo juzgados.