Destacadas Notas

“Se durmió”

El que mató se llama José Humberto Espinoza; la víctima es María Luisa Yapura y el contexto no ayuda para nada, ya que al final del interminable proceso, este asesino al volante no purgará un solo día en prisión ya que la ley en Argentina le permite a un conductor imprudente matar, “dormirse” según él e irse a su casa

SALTA. 16-01. Sucedió el sábado alrededor de las seis de la madrugada, en inmediaciones del balneario municipal Carlos Xamena, cuando  José Humberto Espinoza de 26 años atropelló a dos personas y las abandonó a su suerte.

Este desprecio total por la vida tuvo como consecuencia el deceso de María Luisa Yapura de 54 años, mientras que el otro ciclista también sufrió lesiones pero sin mayores consecuencias.

En una actitud cobarde, el despreciable sujeto tras embestir a la pareja, se dio a la fuga. Afortunadamente con aporte de testigos y otras diligencias, se procedió a la detención de Espinoza en su vivienda en la zona Oeste de la ciudad.

Ahora la Fiscalía Penal 3 de la Unidad de Graves Atentados contra las Personas, a cargo de Rodrigo González Miralpeix, imputó al execrable sujeto por el delito de homicidio culposo en siniestro vial agravado por la conducción imprudente y negligente y por haberse dado a la fuga en perjuicio de María Luisa Yapura. En tanto la fiscalía espera los resultados de las pericias, ordenando que Espinoza siga detenido.

Picada, amigos y tragos

Durante la audiencia de imputación dijo que la noche anterior salió de trabajar, fue a jugar al fútbol y luego se reunió un rato con amigos a comer una picada, donde tomó algunos tragos. Alrededor de las 5:30 se retiró del lugar, cuando transitaba la zona del balneario municipal, “se durmió” y que cuando sintió el golpe, pensó que era un árbol y que siguió su camino. Adujo haber tomado conocimiento del siniestro más tarde, cuando estaba en su casa.

Como si de perros se tratara, los dejó tirados en la calle y se fue a dormir la mona. Éste energúmeno tiene la grandísima suerte de vivir en un país de inconscientes, donde pareciera que las leyes son redactadas en estado de ebriedad por algún psicópata igual que éste sujeto, quien acaba de quitarle la vida a una pobre mujer.

Por este delito Espinoza jamás irá a prisión, lo “castigarán” con tres años de prisión excarcelables y quizás le quiten la licencia de conducir por unos años. En resumen la familia de la víctima no obtendrá nada significativo en lo civil, porque de seguro este adefesio contratará a algún hábil abogado que “dibuje” la sentencia y como mucho el resarcimiento será una insignificancia que en el proceso, la inflación se lo habrá comido.

Así funcionan las leyes en la Argentina, donde se puede matar a bordo de un automóvil y la ley será totalmente permisiva con el victimario.

Fiscalespenalesalta.gob.ar
Foto: Prensa Policía de Salta