Destacadas Notas

#GatilloFacil / Prisión preventiva para los acusados de matar a Nahuel Salvatierra

Emilio Gastón Aguilera Alanis y Juan Carlos Cardozo deberán esperar el desarrollo de su situación procesal detrás de las rejas, ya que el fiscal  Rodrigo González Miralpeix solicitó al Juzgado de Garantías 1, la prisión preventiva para los dos policías. MUY CRÍTICO realizó un relevamiento de barrio Solidaridad

SALTA. Nahuel Salvatierra tenía apenas 17 años cuando recibió un disparo en la región occipital del cráneo y murió unas horas después. El trágico episodio sucedió en Bº Solidaridad y como consecuencia de ello quedaron detenidos los dos policías.

El hecho generó consternación en la sociedad salteña, ya que se trataría de otro caso de gatillo fácil. Hubo marchas en el centro de la ciudad, incluso desde sectores políticos ya hubo pedidos de intervención inmediata del Estado.

Según consigna La Gaceta, la ex diputada del Partido Obrero, Gabriela Jorge fue una de las que enfatizó que el Jefe de la Policía y el Comisario de la zona deben ser apartados de su cargo. Según observó, en los barrios más pobres de Salta hay una escalada represiva desde hace un tiempo. “Solidaridad es una zona de máxima pobreza, una zona obrera, y reprimen porque buscan un disciplinamiento sobre la población”, dijo.

“La policía es servil a los intereses del gobierno. La policía está ligada al gatillo fácil, al narcotráfico y a la violencia de género.  Si no contara con la complicidad del gobierno de turno, esto no pasaría”, indicó.

Ahora la situación de los policías se agrava conforme pasan las horas, y no precisamente por la presión social, sino que el Ministerio Público solicitó que la jueza Ada Guillermina Zunino, los impute por el delito de homicidio agravado por el abuso de la función y por alevosía, calificado por el uso de arma de fuego en perjuicio del menor Nehemías Nahuel Salvatierra. Por ello es que los dos deben seguir detenidos.

¿Policías con ínfulas de justicieros?

MUY CRITICO tuvo acceso a testimonios en la zona cercana a donde sucedió el desgraciado episodio. El primero de ellos señaló al menor fallecido y a sus amigos como “el terror del barrio, por el alto grado de incidencia en el delito”.  Obviamente que nada justifica semejante desenlace y es la Justicia quien debe decidir el destino de estos jóvenes y no un par de policías que ni siquiera estaban afectados a un operativo aquel día.

Otro testimonio da cuenta de que “estos jóvenes se creen los dueños del barrio. Acá no podés ni entrar en auto que te ponen un fierro en la cabeza y te cobran peaje”.

“En Soli ya no se puede vivir. Estos pibes se creen los amos y señores; y la policía no los puede controlar”, dijo otro.

De un lado están quienes claman por seguridad y por el otro está la falta de consideración por la vida y la falta de respeto total por las instituciones.

Nadie pone en dudas que los índices de inseguridad se dispararon por las nubes, pero que en Salta se instalen una especie de “brigadas de la muerte”, como sucedió hace muchos años en Brasil, o que policías con ínfulas de justicieros se burlen de la Justicia, es más alarmante aun.

Como bien apunta Fernando Pequeño, nieto del ex gobernador Miguel Ragone, “resultan indicadores claros de una institución policial que se desmembra entre las cúpulas de conducción policial y del propio Ministerio de Seguridad, y las bases que operan en el territorio (…) Como en los setenta –ejemplificó–, cuando se relajó el control institucional de la seguridad frente al fantasma creado políticamente del enemigo interno; época en que los ciudadanos pensaban “por algo será”, cuando los grupos policiales desaparecían personas”.

Muchos temas para atender, desde inseguridad, falta de contención para los jóvenes y sobre todo los limites que deben tener los funcionarios públicos, ya que no viven en el lejano oeste, sino en una sociedad donde rigen reglas y normas de convivencia.

La Gaceta
Fiscalespenalesalta.gob.ar