Destacadas Notas

#NiUnaMenos / Chocobar a juicio por el homicidio de Cintia Carmen Tapia

Además de estar imputado por la muerte de Cintia, tenía pedido de captura por delitos contra la propiedad. Su captura tardía fue uno de los detonantes del crimen. Otra vez el Estado se ausenta y deja a merced de femicidas a la ciudanía. El Estado responsable una vez más.

Lo que más compromete a Ramón Ángel Chocobar es el hecho de que el 21 de Setiembre de 2017, varios testigos lo vieron irse, supuestamente al baño con Cintia Carmen Tapia y regresar solo; para luego ser encontrado deambulando con las prendas llenas de sangre y ebrio como una cuba. Aquella trágica noche otras personas se encontraban con ambos en un contexto de celebración, durante una reunión de amigos en el camping El Préstamo del dique Cabra Corral.

Con estos elementos es que la Fiscalía Penal 4 de la Unidad de Graves Atentados contra las Personas, a cargo de Ramiro Ramos Ossorio, requirió juicio ante el Juzgado de Garantías 5 por el delito de homicidio calificado por alevosía, criminis causa y femicidio.

Al momento de ser detenido, mientras deambulaba ebrio como un zombi por las inmediaciones del lugar y aprovechando que en los alrededores una turba de adolescentes intoxicados festejaban el día del estudiante, pensó seguramente que podía camuflarse entre la manada de borrachos que esa madrugada invadieron el camping en cuestión.

LEER TAMBIEN DECLARÓ CHOCOBAR

En sus dichos reconoció haber estado en el lugar, haber estado íntimamente horas antes con la joven y que un tiempo atrás mantuvieron una relación de un par de semanas que ella concluyó. Sobre el homicidio negó ser el autor, trató de responsabilizar a otras personas y dijo que las manchas hemáticas en sus prendas se generaron cuando la encontró lesionada e intentó ayudarla.

Ahora y ante las generales de la ley, la situación de Chocobar es altamente comprometida, ya que el Ministerio Publico construyó una hipótesis criminal, cual sostiene que el energúmeno tenía la intención de abusar sexualmente de Cintia y ante la imposibilidad de consumar ese delito, desplegó su intencionalidad homicida con alevosía, ya que ante la negativa de la mujer, la golpeó con un elemento contundente en una zona vital, actuando a traición, ya que la víctima se encontraba bajo los efectos del alcohol y confiaba en su victimario porque lo conocía y había sido su pareja.

LEER TAMBIEN “LA VENÍA CARGOSEANDO DURANTE LA NOCHE”

En tanto la calificación de femicidio, se refiere al acto de violencia de género perpetrado en función de la desigualdad física existente y a la vulnerabilidad de la mujer, por lo que Chocobar podría pasar los próximos 35 años como huésped de la Unidad Penitenciaria de Villa Las Rosas.

Los rastros en Facebook

Como si las pruebas de ADN no lo tuvieran contra las cuerdas, en una actitud totalmente inconsciente, había escrito unos post que lo incriminan aun más.

“Listo, te lo advertí y no me quisiste creer. Vos sabes bien que el diablo nunca duerme, ese gato va a caer solo con un cuetazo, y no me voy a arrepentir de nada. Pinto la locura guachita traidoraaaa jajajaja”.

Obviamente que en este caso también le cabe responsabilidad al Estado y a la Policia, ya que este execrable sujeto era buscado por las Fuerzas de seguridad de Salta por daños a la propiedad, además de un robo cometido en Coronel Moldes. Al momento de ser detenido por el homicidio de Cintia, ya tenía pedido de captura por diversos hurtos y contravenciones similares.

No sorprende que los protocolos de seguridad y orden jamás funcionen como deben, pero ya es demasiado tarde, Cintia Carmen Tapia está muerta y su pérdida pasó a engrosar la fatídica lista de femicidios en una ciudad que lidera esos nefastos índices, no solo por el estado de salvajismo en el que conviven con la sociedad estas bestias, sino también por la inacción de quienes deben velar por la seguridad de la ciudadanía.