Destacadas Notas

#NahirGalarza / Marche presa

La asesina confesa del joven Fernando Pastorizzo fue traslada en una comisaría de la mujer. Había pasado por la revisión de un psiquiatra y fue dada de alta. El pueblo salió a pedir justicia y el padre de la joven rompió el silencio: “mi hija no es un monstruo”, dijo

GUALEGUAYCHÚ, ENTRE RÍOS. Aunque su padre asegure que no es un monstruo, además de no calificar como “serial killer”, la chica parece una versión femenina de Robledo Puch: rubia, cara de ángel, pero al unísono una despiadada asesina que ejecutó a un joven de 20 años de dos disparos con la pistola 9 mm. del padre policía, huyó del lugar, se despidió de su víctima por Instagram y terminó confesando el hecho.

Sergio Rondoni Caffa, fiscal a cargo de la causa, había anticipado que pediría la prisión preventiva de la joven porque “hay riesgo procesal” y le imputará “homicidio doblemente agravado por la relación de pareja y por el uso de arma de fuego”. Ese delito prevé la posible pena de máxima de prisión perpetua.

Por su parte el padre de la asesina rompió el silencio y habló ante algunos medios. Brindó detalles de la relación que mantenían los jóvenes, a la que calificó como “conflictiva”. En esa línea, sostuvo que Pastorizzo era violento y le pegaba a la chica, aunque evitó justificar lo ocurrido. “Hay testimonios de que la golpeaba. No estoy diciendo que un hecho justifica el otro; simplemente yo también quiero saber qué pasó y qué hay detrás de todo esto”, señaló.

En una larga charla con Canal 13, en el Diario de Mariana, entrevistado por Leuco (hijo), el progenitor de la homicida dio a entender que su hija era víctima de una verdadera rutina de hostigamientos y que incluso llegó con golpes en diferentes partes del cuerpo, pero que dijo que se había caído por una escalera. En todo momento el padre aclaró que debe pagar por lo que hizo y que ese contexto de violencia contra su hija no justifica lo obrado por ella al ejecutar a su víctima.

Ante la requisitoria de los periodistas que estaban en el piso de Canal 13, para indagar acerca del porque de la ausencia de una denuncia policial  si la chica era constantemente víctima de violencia, Marcelo Galarza, padre de Nahir, dijo que si ella no lo aprobaba siendo ya mayor de edad, él no podía obligarla; quizás ese simple trámite le hubiera evitado una posible condena a perpetuidad.

Con referencia a éste punto, Rondoni Caffa dijo que “no hay denuncias de violencia de género” por parte de la joven, pero “hay una amiga de ella que dice que la había golpeado y amigos de él que dicen que él era víctima de violencia por parte de ella”.

Mientras el pueblo de Gualeguaychú salió a marchar pidiendo justicia por el joven Fernando Pastorizzo, el padre de la chica cargó contra quienes se manifestaron ante un probable beneficio carcelario por ser hija de un policía, a lo que Marcelo Galarza dijo que esta situación es totalmente análoga, ya que el trato que recibirá en la cárcel será peor aún, justamente por ser hija de un policía.

En tanto el juez rechazó un pedido de excarcelación presentado por la defensa de la chica. Al salir de la audiencia, Biré explicó que tomó esta decisión porque “hay riesgo de fuga y de entorpecimiento de la investigación”.

Otra medida que tomó el juez, a pedido del fiscal, fue impedir que la joven detenida tenga acceso a las redes sociales y a servicios de mensajería instantánea. “Creemos que esos son medios por los que puede entorpecer la investigación, comunicándose con un testigo o un amigo”, explicó el juez Guillermo Biré.

Infobae.com
Perfil.com
TN