Destacadas Retro

#CrimenesRetro / ¿Quién mató a la pequeña JonBenét Ramsey?

Se trata de uno de los grandes crímenes sin resolver del siglo XX. La madrugada del 26 de diciembre 1996, en Boulder, estado de Colorado, un llamado al 911 de una mujer daba cuenta de que habían secuestrado a su hija. El secuestro jamás existió ya que el cadáver de la niña apareció unos minutos después en el sótano de su casa, estrangulada con una cuerda, con un golpe en la cabeza y con signos de abuso sexual. Ahora un documental de CBS asegura que fue su hermano el que la mató

Por Iggy Rey

Cuanto más encumbrada en la escala social es la victima de un crimen es cuando mayor morbo, fascinación y estupor causa; y si a eso se le agrega belleza, glamour y perversión, se está ante el escenario perfecto para la prensa.

Patricia “Patsy” Ramsey fue reina de belleza y vivía obsesionada con los certámenes de Concursos de bellezas infantiles. Su hija era una versión moderna de Shirley Temple y su marido un acaudalado miembro de la sociedad en Colorado. El sueño americano hecho realidad. Pero no todas las historias como estas tienen finales felices.

“Hasta hoy es un crimen perfecto. Uno de los misterios sin resolver más famosos del mundo y uno de los casos más seguidos de toda la historia de EEUU. Solo comparable al juicio por asesinato contra OJ Simpson”, concluye la revista Vogue.

Nunca un crimen tuvo tantas aristas, tantos sospechosos y tantas versiones. Los primeros señalados fueron los padres. Posteriormente apareció una lista de pederastas, degenerados y pedófilos para todos los gustos de la prensa y el público, pero ninguno resultó ser el asesino, ya que solo eran unos “payasos” que buscaban fama. Más tarde apareció su hermano mayor como sospechoso, quien al momento del hecho era un niño, su hermanita tenía 6 años y el 9.

“En mi opinión, la familia Ramsey no quería hacer cumplir la ley para resolver este caso, y es por eso que sigue sin resolverse”, dijo el recientemente el retirado investigador Jim Clemente, del FBI.

Según CBS, Burke tomó una linterna y la estrelló con toda su fuerza en la cabeza de la pequeña. A partir de ahí, se decantó toda la tragedia, el drama, el encubrimiento de los padres para proteger a su hijo en medio del terrible dolor por la muerte de JonBenet.

Sin bien la policía hizo todo mal, desde no proteger la escena del crimen, dejar que docenas de personas –entre amigos y conocidos de los Ramsey– pisaran y ensuciaran toda evidencia, hasta incluso sacar el cuerpo de la niña del sótano, subirlo por las escaleras hasta el salón principal y taparlo con una sabana –esto último es lo más grave que hicieron desde el terreno forense, ya que ese lienzo pudo contaminar el cadáver con toda clase de elementos biológicos– a pesar de todo esto, una serie de pruebas incriminan a la familia seriamente.

Una nota de secuestro escrita en tres páginas, se parecía demasiado a la letra de la madre, según una grafóloga que trabajó en el caso. Además la niña tenía ananá –piña– en su estomago. La Policía halló una taza con trozos de de esa fruta en la mesa del comedor, es decir que fue lo último que comió la niña antes de que la mataran.

Todo esto llevó a los investigadores y al fiscal a ir detrás de los padres, con presión mediática incluso; a lo que los progenitores llevaron adelante una contraofensiva, contratando a un asesor de imagen y apareciendo en la televisión, diciendo que ellos no tenían nada que ver con el crimen.

El documental

Según un artículo escrito por la periodista Yuri Lorena Jiménez, a grandes rasgos, la reconstrucción de hechos realizada por el documental explica que, después de regresar a casa tras participar en una cena de Navidad, John llevó a JonBenet a su habitación en la planta superior, mientras Patsy le sirvió un té y unos trozos de piña a su hijo Burke, en la cocina.

Lo que sigue suena perturbador, una pesadilla impensable: en lugar de dormir toda la noche, en algún momento la niña bajó al cuarto de su hermano y trató de robarle unos trozos de piña. Se concluyó que ellos tenían peleas infantiles, como todos los hermanos, y que en algún momento Burke se exasperaba por las actitudes de la princesa de la familia.

Tras dos décadas de investigaciones con resultados infructuosos y de un misterio y confusión totales sobre lo que le ocurrió a la pequeña reina de belleza, la conclusión a la que llega el documental de CBS es tan lógica como trágica: al parecer, todo se debió a una brusca reacción infantil que salió mal.

La madre falleció en 2006 por un cáncer que la tenía a mal traer. Jamás fue llevada a juicio a pesar de las largas horas de interrogatorios a los que se sometieron a ella y a su marido, el padre de la niña, pero la fiscalía los exoneró y hasta le pidieron perdón públicamente.

Esta fue otra de las suspicacias que levantó el caso, ya que la nota de secuestro pareció siempre una burda maniobra de la madre para proteger al hermano de la niña. El hallazgo en el sótano y la pequeña ventana rota, le sumó más dudas a la investigación, ya que abrió un nuevo frente de hipotesis que apuntaba a un extraño que ingresó a la casa, atacó a la niña y la asesinó.

Finalmente y a título de “juicio público”, es que CBS muestra este documental para dejar a la conclusión del espectador lo que realmente puede haber sucedido esa madrugada de hace 20 años. La señal de ID –Investigation Discovery– también se ocupó del caso en varias entregas seguidas en forma de capítulos.

Lo que sí es seguro es que un resultado concluyente no existe, y jamás nadie fue juzgado por el asesinato de esta niña que soñaba con ser famosa. Paradójicamente lo logró, incluso a nivel mundial, pero de una forma trágica.

Basado en un artículo de Yuri Lorena Jiménez para Nacion.com
CBS
Vogue
Fotos: Eslang.es