Ciencia

Michaël Gillon: “Es posible que haya planetas como la Tierra”

En 1995 descubrió el primer planeta fuera del sistema solar. Desde entonces han identificado más de 3.000. El astrofísico belga, galardonado con el Premio Balzan, ha descubierto un centenar de ellos

Este astrobiólogo belga está al frente del equipo que ha descubierto siete nuevos planetas, tres de los cuales podrían albergar vida. Un hallazgo que ha conmocionado a la comunidad científica y que remueve profundas cuestiones filosóficas.

¿Cómo le dio por convertirse en cazador de exoplanetas?

Cuando era niño me pasaba el día pensando en planetas, en alienígenas, en nuevos mundos a la espera de ser descubiertos… Me siento muy afortunado de haber hecho ese sueño realidad y de que buscar exoplanetas sea mi trabajo.

¿Y es posible que en alguno de esos exoplanetas haya vida?

Es posible, sí, muy posible. Yo apostaría porque sí.

¿Qué condiciones debe reunir un planeta para que pueda albergar vida?

La habitabilidad está relacionada con la existencia de agua en estado líquido. Y para que un planeta tenga agua líquida en su superficie, en primer lugar no debe estar ni muy lejos ni muy cerca de su estrella, porque si no el agua líquida se transformaría o bien hielo o bien en vapor. Pero también es necesario que tenga una atmósfera adecuada que proteja ese agua y le proporcione las condiciones físicas necesarias para la vida.

¿Y no podría existir alguna forma de vida sin agua?

Todas las formas de vida que conocemos están basadas en el agua. El agua es ubicua en la galaxia, alrededor de las nuevas estrellas hay un montón de agua. Podemos imaginar formas de vida que no precisen del agua, pero todos los experimentos y simulaciones que se han hecho al respecto muestran que, en comparación con otros elementos, el agua es claramente el mejor candidato para que exista la vida, para que se produzcan las reacciones químicas que caracterizan a la vida.

Hasta ahora nunca se ha encontrado vida fuera de la Tierra…

Sería increíble encontrarla. Respondería a una pregunta fundamental que los seres humanos nos hacemos desde siempre: ¿Estamos o no estamos solos? Ya los antiguos griegos pensaban en la posibilidad de que hubiera otros mundos.

Reconózcalo: le encantaría encontrar vida en un exoplaneta…

¡Claro! No conozco a nadie que se dedique a esto y no sueñe con ello.

¿Sería capaz de explicarle a mi abuela cómo se detecta un exoplaneta?

Lo voy a intentar. En astronomía utilizamos la expresión «en tránsito» para denominar el paso de un cuerpo celeste por delante de otro cuerpo mayor, generalmente una estrella. Seguro que su abuela ha oído hablar del tránsito de Venus o de Mercurio por el Sol. Bueno, pues cuando un exoplantea transita por una estrella oscurece parte de esta, provocando una disminución de su luminosidad. Ese eclipse parcial es lo que, indirectamente, nos permite detectar un exoplaneta.

¿Pero me quiere decir cómo van a saber si hay vida en un planeta a millones de años luz de nosotros?

Al transitar delante de una estrella, una pequeña parte de la luz emitida por esa estrella en nuestra dirección pasa a través de la atmósfera del exoplaneta. Comparando la luz de la estrella durante el tránsito del exoplaneta y después se puede deducir la composición de la atmósfera del exoplaneta. En 2001, gracias a esa técnica y al telescopio espacial Hubble, un equipo americano liderado por el astrónomo David Charbonneau hizo un descubrimiento histórico al encontrar trazas de sodio en la atmósfera del planeta HD209458b, demostrando así que es posible estudiar los sistemas extrasolares.

LA ÚLTIMA PREGUNTA: Cuando se apague el Sol, ¿habremos hallado un planeta que colonizar?

Para cuando el Sol se extinga dentro de 4.500 millones de años, es muy probable que hayamos encontrado nuevos planetas muy similares a la Tierra y que hayamos desarrollado la tecnología necesaria para trasladarnos allí.

Elmundo.es
Foto: Ronald Dersin – Parismatch.be