Cinema TV Destacadas

#MortalEngines / El apocalipsis de Peter Jackson

Se trata de la adaptación cinematográfica de la novela postapocalíptica del británico Philip Reeve. Producida por Peter Jackson y dirigida por Christian Rivers. Se viene la nueva saga del director de El señor de los anillos

La dupla que produjo la última versión de “King Kong” se encarga de esta épica apocalíptica. La buena noticia es que está basada en una novela de Philip Reeve, donde tras la llamada “Guerra de los Sesenta Minutos”, el planeta se ha convertido en un escenario post apocalíptico en el que las ciudades, instaladas sobre gigantescas máquinas con ruedas, arrasan con los recursos que se cruzan en su camino.

Por su parte, Peter Jackson le dio 100 millones de dólares a Christian Rivers para replicar lo plasmado por Reeve en su libro. En tanto los protagónicos estarán a manos de Hugo Weaving, Robert Sheehan, Stephen Lang y Jihae.

En la visión del escritor británico la Tierra está sacudida por terremotos, volcanes y otros desastres por lo que las ciudades móviles han de moverse constantemente.

Según consigna el sitio Motorpasion.com, Tom Natsworthy, ciudadano de un nivel inferior de la ‘ciudad’ de Londres, decidirá cambiar el rumbo de los acontecimientos al encontrarse con la fugitiva Hester Shaw, cuyo transporte acaba devorado por la enorme ciudad que vemos en el tráiler.

Obviamente se vendrán por lo menos otras dos o tres películas –si a esta le va bien en la taquilla– que se sumarán a esta primera entrega, la cual está plagada de una estética bien “Mad Max”, donde los recursos del mundo se fueron al tacho y las prácticas para sobrevivir siempre suelen ser bestiales y abismales para el ser humano promedio.

Enormes moles de concreto, naturaleza y gente como hormigas viven en estas especies de masetas gigantescas móviles que arrasan con lo que se cruza y fagocitan –por la fuerza– a lo que se interponga en el camino.

Gracias a la propuesta literaria de Reeve, “Predator Cities” contiene tres episodios más, de los cuales Jackson se servirá para crear el universo apocalíptico con lo que piensa conquistar a ese Hollywood que apostó por la precuela de Mad Max, en aquella “Fury Road” de 2015, la cual alcanzó niveles que la posicionaron no solo como un producto pochoclero, sino de enorme valor cultural y concientizador, tal como lo hizo James Cameron en 1984 con su Terminator.