Ciencia

Interestelar

El fascinante ‘Oumuamua revela sus secretos. Los científicos han descubierto que tiene una corteza orgánica que podría proteger un interior de hielo. VIDEO

‘Oumuamua, el misterioso asteroide venido de fuera del sistema solar, sigue sorprendiendo a los astrónomos. Una investigación liderada desde la Universidad de la Reina en Belfast (Reino Unido) ha revelado que el objeto está recubierto de una capa aislante de material orgánico que le da un color rojizo a su superficie. Según publica hoy la revista Nature Astronomy , este recubrimiento podría actuar como aislante térmico y proteger un interior helado, propio de un cometa, de las altas temperaturas. Eso significaría que, después de todo, puede que ‘Oumuamua no sea un simple asteroide, sino un cuerpo de hielo rodeado de una corteza orgánica protectora, como los que pueblan la periferia del sistema solar.

‘Oumuamua fue descubierto el pasado 19 de octubre por la Universidad de Hawái, gracias al telescopio Pan-STARRS del Observatorio de Haleakala, cinco días después de pasar a sólo 24 millones de kilómetros de la Tierra –60 veces la distancia que nos separa de la Luna– a una velocidad de más de 100.000 kilómetros por hora.

Puede que ‘Oumuamua no sea un simple asteroide, sino un cuerpo de hielo rodeado de una corteza orgánica protectora

Al principio los astrónomos no pudieron determinar si se trataba de un asteroide o de un cometa, aunque su trayectoria hacía evidente su origen interestelar. Las apuestas iban a favor de que fuera un cometa: estos cuerpos, hechos en gran parte de hielo, son mucho más abundantes que los rocosos asteroides.

Al estudiarlo con más telescopios, descubrieron que ‘Oumuamua era un objeto alargado, rojizo, de más de 200 metros de largo, aunque diez veces más estrecho, y de color rojizo. Pero no había rastro de la cola típica de los cometas, que se genera cuando el hielo que contienen se calienta y sale expulsado al exterior. Así pues, los científicos concluyeron que era un asteroide.

Identificado el misterioso asteroide interestelar que cruzó el sistema solar

Sin embargo, la nueva investigación de la Universidad de la Reina en Belfast, publicada a un día de que el descubrimiento de ‘Oumuamua cumpla dos meses, vuelve a poner en duda la naturaleza del objeto. Los científicos han presentado un nuevo análisis de observaciones de ‘Oumuamua realizadas entre el 25 y el 27 de octubre desde el Telescopio William Herschell en La Palma, el Very Large Telescope (VLT) del Observatorio Europeo Austral (ESO por sus siglas en inglés) en Chile y el Observatorio Palomar en Estados Unidos.

Los telescopios escrutaron el objeto en varias longitudes de onda, desde el espectro visible hasta el infrarrojo cercano. Los datos han revelado un tono rojizo similar al de algunos planetoides de las afueras del sistema solar. Estos cuerpos están formados por un núcleo de hielo recubierto de una corteza de materia orgánica, que debe su color rojo al ataque inclemente de los rayos cósmicos.

“Es fascinante que el primer objeto interestelar descubierto se parezca tanto a un pequeño mundo de nuestro propio sistema. Eso sugiere que la formación de nuestros planetas y asteroides tiene mucho en común con otros sistemas entorno a otras estrellas”, declara Michele Bannister, investigadora de la Universidad de la Reina en Belfast, y coautora del estudio.

A continuación, los científicos pensaron que este manto orgánico podría actuar como aislante térmico; uno tan bueno que habría impedido que el hipotético hielo del interior de ‘Oumuamua se calentase cuando pasó a tan sólo 37 millones de kilómetros del sol –por dentro de la órbita de Mercurio–, cuando la temperatura en su superficie superó los 300 grados centígrados. Habría bastado con que la capa protectora fuese de 40 centímetros, una cifra compatible con los datos reunidos.

Aunque todavía se desconoce el sistema solar natal de ‘Oumuamua, los resultados dan nuevas pistas sobre su formación. Si el núcleo de ‘Oumuamua es realmente de hielo, tuvo que formarse lejos de su estrella, donde las bajas temperaturas habrían congelado el agua. Allí, ‘Oumuamua habría tenido como vecinos a planetas gigantes gaseosos. Un empujón gravitacional de uno de estos titanes habría bastado para convertir al pequeño objeto en un mensajero interestelar, condenado a vagar por la Vía Láctea en un exilio eterno.

Lavanguardia.com