Destacadas Notas

#NiUnaMenos / Otra historia de terror

Amira Vázquez es la víctima número 21 en Salta de femicidio. La asesinó su pareja, Rómulo Edgardo Córdova Marín, quien luego se quitó la vida. Sucedió en el baño de una cancha de fútbol del barrio San Jorge, en Quijano

El año aun no termina y otro femicidio sacude a la provincia. Se llamaba Amira Albana Vázquezy y solo tenía 17 años, cuando una bestia se cruzó en su vida y la asesinó.

El homicida se llama Rómulo Edgardo Córdova Marín y se quitó la vida después de asesinar a su pareja, la jovencita que, según los lugareños era víctima de constantes maltratos por parte de este adefesio, quien contaba con un pasado de violencia.

“Todo indica que se trataría de un femicidio seguido de suicidio, lo cual se podrá confirmar o no a medida que se obtengan los resultados de otras medidas probatorias, entre ellas las autopsias, cuyos resultados nos darán mayor precisión respecto a la mecánica de las muertes”, indicó Pablo Paz, el fiscal penal de la Unidad de Graves Atentados que actúa en este hecho de sangre.

“Saber si la joven estaba en el lugar por su propia voluntad o bien era retenida por Córdova son aspectos que están siendo investigado”, detalló el funcionario judicial.

Al parecer Córdova sometía a un trato cruel a la adolescente y lo que sucedió fue el desenlace de una verdadera historia de terror. “Al principio la familia aceptaba la relación; los dos salían a vender gelatina, ensaladas de frutas, cañoncitos, maicenas. Pero después ya no. Dicen que él le pegaba, además no trabajaba, no tenía bien sus documentos y lo último que decían es que él se la quería llevar a Ecuador”. La versión de una vecina fue asentida o relatada de manera similar por otros que seguían los movimientos de policías y peritos, según consignan testimonios relevados en el lugar por el diario El Tribuno.

En tanto Paz dijo que “de acuerdo a la tarea de los policías de la División Homicidios y peritos del CIF, las pruebas e indicios indican que la menor fue asesinada primero en el interior de un baño, construido en forma precaria entre las canchas de fútbol, tras lo cual Córdova se habría quitado la vida ahorcándose desde un parante o viga del techo del baño”.

Por su parte el fiscal sostuvo que, de acuerdo a las primeras investigaciones realizadas por efectivos de la División Homicidios, se pudo establecer que la menor y Córdova, tenían una relación de pareja no aceptada por la familia de la adolescente.

Al parecer el 2017 quedará en los anales de la historia criminal y judicial salteña como uno de los más sangrientos y violentos años que se tenga memoria en lo que a violencia contra mujeres indefensas se trate. Comenzó con las horrorosas muertes de Jimena Salas y Andrea Neri; a lo que le siguieron 19 crímenes más sin solución de continuidad, incluida esta horrorosa muerte.