Destacadas Notas

A cada chancho le toca su San Martín

El juez federal Claudio Bonadio procesó y pidió el desafuero para detener a la ex presidenta y actual senadora Cristina Kirchner en el marco de la causa que investiga el presunto encubrimiento de los iraníes acusados del atentado a la AMIA. También mandó a detener en Río Gallegos a Carlos Zannini por supuesto encubrimiento en la misma causa, a Luis D’Elía y al militante islámico Yussuf Khalil

La denuncia la había hecho el fiscal Nisman, a quien asesinaron en su departamento de Leparc unos días después, pero la causa tomó celeridad después de la caída del gobierno de Cristina y una verdadera ola de detenciones se produjo pasada la última elección legislativita, donde Cambiemos arrasó en todo el país, cuestión que levantó suspicacias en ese sector político, aduciendo que ahora son perseguidos.

Puntualmente se acusa a la ex presidenta y su banda de haber colaborado para lograr la impunidad de los iraníes acusados por el atentado a la AMIA. “La entrega de la sangre inocente derramada en el peor atentado terrorista de la historia nacional a cambio de algún beneficio personal o partidario es más de lo que cualquiera puede tolerar”, enfatiza una nota de Clarín.

Lo cierto es que hace dos años esta “banda” gozaba de una impunidad absoluta y nadie se atrevía a levantar el dedo contra ellos, ahora dicen ser perseguidos como en el 55, según Gabriel Mariotto, en dialogo con América TV.

“Quieren la humillación”, llegó a decir D’Elía en su domicilio antes de reingresar a su casa con los efectivos de la Federal enviados para hacer efectiva la orden de prisión preventiva del juez federal Claudio Bonadio.

Foto: Clarin