Cinema TV

Tarantino lamenta la extinción del videoclub y explica por qué era mejor que Netflix

El sitio espinof.com presenta una entrevista con el afamado director de Pulp fiction, quien argumenta que su desazón con el nuevo sistema de streaming  no pasa por una cuestión nostálgica, sino de formas. Según Quentin, en detrimento por lo fácil y lo rápido, se perdió el valor del producto

A nadie le sorprenderá saber que Quentin Tarantino no es fan de Netflix. Pertenece a la lista de directores que defienden que las películas deben estrenarse en las salas de cine, y con su último trabajo, ‘Los odiosos ocho’ (‘The Hateful Eight’), reivindicó un formato en desuso como el 70mm, algo que también hizo Nolan este año con ‘Dunkerque’ (‘Dunkirk’).

Lo que sí está llamando la atención es que el director lamente profundamente la extinción del videoclub y prefiera ese viejo sistema a las actuales plataformas de streaming. Cabe recordar que Tarantino trabajó en un videoclub, antes de iniciar su carrera como realizador, pero él asegura que no tiene nada ver con la nostalgia, es una cuestión de compromiso; cree que al alquilar una cinta VHS, un DVD o un Blu-ray, nos involucrábamos más que ahora, con un abanico tan amplio de títulos disponibles en VOD. Así lo explica:

Es muy triste. Es muy, muy triste para mí. Y estoy un poco sorprendido de lo rápido que ha pasado, y un poco sorprendido de cómo el público ha pasado página, nadie está mirando atrás, realmente no les importa. Y no es sólo por la nostalgia. No estoy en Netflix así que ni siquiera puedo decir exactamente cómo funciona.

Incluso si estás suscrito a todos los canales de películas por cable, y eso es algo que tengo, accedes a la guía, desciendes por la lista y… ves algo o lo grabas y quizá nunca te sientes a verlo, o lo ves y quizá a los diez o veinte minutos empiezas a hacer otra cosa, y piensas: ‘Nah, realmente no me interesa’. Hemos caído un poco en esto.

Sin embargo, había una naturaleza diferente en el videoclub. Mirabas a tu alrededor, elegías cajas, leías las cajas por detrás. Tomabas una decisión, y quizá hablabas con el tío detrás del mostrador, y te recomendaba algo. Y no ponía simplemente algo en tus manos, te la vendía un poco, hasta cierto punto.

Y el asunto es que invertías en algo, de un modo en el que no estás invirtiendo con la tecnología electrónica cuando se refiere al cine. Por supuesto, todos hemos alquilado tres películas y no hemos podido ver la tercera, pero había un mayor compromiso. Y quizá bajabas al videoclub para ver ‘Top Gun’, eso es lo que querías, y ahí está ‘Top Gun’, pero entonces eliges algo de lo que jamás has oído hablar antes, simplemente porque quieres algo más que ‘Top Gun’.

Quizá es algo que ha atrapado tu mirada, no sabías nada al respecto, y te la juegas. La alquilabas, sinceramente querías probar y ver algo hasta cierto punto. Y eso es lo que de verdad se ha perdido, extrañamente, se ha perdido el compromiso.”

Hay afirmaciones un tanto discutibles en las declaraciones de Tarantino, yo cuando empiezo a ver una película no empiezo a hacer nada más, da igual el formato. Espero a que termine. Y quizá en Los Ángeles tenían videoclubs alucinantes con un gran catálogo, y podías descubrir películas cojonudas, pero no era así en mi caso; prefiero la oferta actual a la que había antes con las cintas VHS o los DVDs. Yo adoraba ir al videoclub pero tengo claro que se ha producido un progreso, esta etapa es mejor.

Pero creo que tiene razón en que, al tener tanta oferta, puede que se haya perdido parte de la experiencia, o de la magia si se quiere, que proporcionaba el videoclub. La intriga sobre lo que estaba disponible, tomarse tiempo en elegir lo que se iba a alquilar, probar suerte porque la carátula te atrapaba. Quizá es cierto que ahora estemos menos comprometidos con lo que vemos, y dedicamos menos tiempo a barajar opciones y seleccionar. Como hay tanto por ver, simplemente pulsamos play a lo que aparece ante nuestros ojos. Y si no nos atrapa, la quitamos y ponemos la siguiente.

Espinof.com