Destacadas Personajes

Le podó el pene

La mujer se llama Brenda Barattini, es arquitecta y tiene 26 años, le cortó el miembro a su amante con una tijera de podar. Inmediatamente los medios la llamaron  “Lorena Bobbit argentina”. El hombre que sufrió la agresión fue internado de emergencia y se mantiene estable

CORDOBA. 27-11. En un país que clama por protección contra las mujeres por los constantes hechos de violencia que sufren indefensas victimas abandonadas por el Estado a su suerte, aparece una joven que ataca salvajemente a su amante cortándole el pene con una tijera de podar.

“El amante de la chica, de 40 años, terminó con profundas heridas en los genitales, ya que sufrió cortes provocadas por una de esas tijeras grandes, que se utilizan para podar, que fue uno de los elementos que secuestramos”, dijo una fuente a Diario Popular.

Si bien la acusada confesó ser la autora de la agresión, los motivos del ataque todavía no están claros y los investigadores del caso aguardan por la declaración de la víctima, quien permanece internado en el Hospital de Urgencias, en estado delicado, pero sin riesgo de vida.

La mujer quedó imputada en una causa por “lesiones graves”, en cuanto al hombre de 40 años, increíblemente no murió desangrado, ya que es una zona por donde se produce un gran flujo sanguíneo. Los médicos que lo asistieron dijeron que “los cortes le produjeron heridas profundas en ambos testículos y el pene, pero luego de las primeras curaciones, quedó internado en observación por presuntas infecciones, pero sin riesgo de vida”.

A lo Lorena Bobbitt

Obviamente que tras el hecho en Córdoba, a Barattini la compararon con Lorena Bobbitt, una mujer que se hizo mundialmente famosa por cortarle el pene a su marido mientras dormía, el 23 de junio de 1993. Según Lorena, la noche del suceso su marido llegó borracho y la violó; la motivación de su acción se basó en que John la sometía a humillaciones y maltrato continuo. John fue absuelto por los cargos de violación.

Por su parte John Wayne Bobbitt se hizo implantar el pene y hasta se convirtió en actor porno, pero su carrera fue breve. En su momento se dijo que Bobbitt lo había hecho para mostrar que su pene aun funcionaba.

Según consigna Wikipedia, debido a estos acontecimientos y tras el juicio,​ Lorena se convirtió para muchas mujeres, especialmente las que habían padecido similares situaciones, en una heroína del feminismo. En la actualidad, Lorena preside la organización, Lorena’s Red Wagon, dedicada a conseguir recursos para mujeres maltratadas que buscan ayuda psicológica y social. Lorena se divorció de John Bobbitt en 1995, después de seis años de matrimonio.

En aquel año los casos de “castradoras” se multiplicaron y las copycats de Lorena tomaron el toro por las astas, o mejor dicho “el pene con un cuchillo”.

Ahora lo único que faltaría es que las impulsoras y activistas del #NiUnaMenos olviden la importancia de la visibilidad de esa iniciativa tan lograda por movimientos feministas, tomen la violenta determinación de Brenda Barattini y pasen a cuchillo a algún idiota que se puso violento y maltrató a su pareja. Lo normal dentro de un marco republicano sería que la Justicia y el Estado llegaran primero.