Destacadas Personajes

#Manson / Murió el asesino más famoso del mundo

Charles Manson falleció a los 83 años por causas naturales en el condado de Kern. Se hizo célebremente famoso por haber ordenado el atroz y sádico crimen de la actriz y sex simbol Sharon Tate, estando embarazada de 8 meses, en 1969. Además dirigió otros atroces crímenes

CALIFORNIA. 20-11. Lo único que quería era ser famoso y lo logró, pero no por su música, sino por sus atroces crímenes. Murió a las 20:13 horas de ayer por causas naturales en el hospital del condado de Kern. Por el momento no está claro qué ocurrirá con sus restos dado que las autoridades dijeron que no tenía familiares conocidos y, de acuerdo con la ley estatal, si en el plazo de 10 días no se presenta ningún pariente o representante legal será el departamento el que decidirá si es sepultado o incinerado.

Pasó la mayor parte de su vida en reformatorios y cárceles. Sin embargo en el poco tiempo que gozó de la libertad, formó una secta llamada “La Familia”, compuesta por chicas muy jóvenes y algunos mandamases, a quienes manipuló de tal manera, que les hizo creer que él era Dios y el Diablo en la misma persona, reencarnada.

En total instigó los crímenes de nueve personas, entre ellas la actriz y sex simbol de la época, Sharon Tate, la esposa del director de cine Roman Polanski. Al día siguiente de esa masacre en la residencia de Polanski, organizó y orquestó otra masacre en la casa de Leno y Rosemary Labianca, a quienes le dieron un brutal castigo antes de asesinarlos, tal como lo hicieron con Sharon Tate y sus amigos.

Viaje el infierno

Cuatro miembros de La Familia Manson, Susan Atkins, alias ‘Sexie Sadie’, Patricia Krenwinkel, Leslie van Houten y Tex Watson, armados de cuchillos y un rifle, entraron en la mansión de Bel Air, en el lujoso barrio de Beverly Hills en Los Angeles, habitado por la crema de la meca del cine. Polanski aquella noche no se encontraba presente, estaba de viaje.

Aquello fue una masacre, un ritual del que estas bestias metódicamente apalearon, apuñalaron e incluso colgaron con una soga a Sharon Tate. El escenario de los hechos era espeluznante. El cadáver de la actriz había recibido 16 puñaladas.

Cubierta de sangre y casi desnuda yacía junto a Jay Sebring, un ex novio y después amigo, quien había recibido puñaladas y varios disparos. Los cadáveres de Abigail Folger y Votyck Frykowsky junto al de un joven de tan solo 18 años, Steve Earl Parent, completaban el siniestro cuadro. En la puerta de la casa escribieron con la sangre de Sharon Tate la palabra “cerdo”.

Al día siguiente la carnicería continuaría en la casa de los Labianca. A estos no les fue mejor, también fueron masacrados salvajemente por los del clan Manson. En el estomago del desafortunado hombre escribieron con cuchillo la palabra “guerra”.

“Helter Skelter”

Todo se trataba de una provocación contra los negros. Manson había planeado que los crímenes parecieran idea de los “Panteras negras”, un grupo de choque formado por radicales revolucionarios que velaban por los derechos de los afroamericanos en EE. UU..

Por entonces se vivía un contexto muy violento de índole racial y en el cual Manson había vaticinado que habría una guerra civil entre negros y blancos. Según él tal como lo describía la canción “Helter Skelter”, de los Beatles.

Cuatro meses después de los crímenes, la Policía relacionó los hechos, arrestaron a Manson y a todos sus seguidores, los que habían participado de las masacres, entre ellos Tex Watson, quien fue el brazo ejecutor junto a las chicas, ya que Manson jamás había participado físicamente de los crímenes, solo los instigó; es más, a los Labianca los ató con una cuerda y se marchó, dejando que el grupo hiciera el resto.

Si bien era difícil inculpar a Manson en los asesinatos por estas razones antes mencionadas, la clave fue Linda Kasabian, una “arrepentida” que condujo el automóvil las noches de los crímenes. Kasabian presenció los horrorosos asesinatos en primera persona y aceptó negociar con la fiscalía. De esta manera en solo un año la Justicia americana envió de por vida a prisión a todos los que habían participado de los crímenes, incluido Manson.

Asesino y super estrella

Existe un dato que es fundamental para comprender esta brutal historia, la de Manson y el porqué de semejante saña, de tanto odio.

El músico Dennis Wilson era miembro fundador de los Beach Boys, banda famosa y exitosa en 1969. Manson conoció a Wilson, a quien le pidió que escuchara sus canciones y lo contactara con un productor. Manson había aprendido a tocar la guitarra en la cárcel, un mafioso le había enseñado y no lo hacía mal, pero cuando le tocó audicionar no gustó, le fue mal. Al enterarse por teléfono de que no iba a grabar ningún disco, sus sueños se hicieron pedazos.

Enfurecido y herido en su ego mas íntimo acudió a la residencia de Dennis Wilson. Esta mansión estaba ubicada en el 10050 Cielo Drive. Cuando Manson se apersonó en la residencia salió un fotógrafo y le dijo que se marchara, que allí ya no vivía más el músico de los Beach Boys.

Manson miró por encima del hombro del fotógrafo y vio a Sharon Tate en la pileta, mientras posaba para una sesión fotográfica. La idea cruzó como un rayo por su siniestra mente. Sus sueños, sus anhelos… estaban allí, en esa piscina, en esa casa enorme llena de lujos, en ese glamour, de poder ver cada mañana una mujer de una belleza inconmensurable, posando para formar parte de alguna de las cientos de portadas de las revistas más famosas del mundo. Manson vio como en un solo cuadro sus sueños de ser un cantante famoso y millonario se acababan de esfumar. Lo echaron como a un perro sarnoso de esa casa, catalizando su resentimiento aun más.

LEER TAMBIÉN “A CHARLES MANSON LE LLEGÓ LA HORA”

Lo que Manson hizo fue atacar al corazón de Beverly Hills, a los exitosos miembros de una casta de la que él jamás pertenecería. Un sentimiento parecido al que experimentaron los asesinos Richard Eugene (Dick) Hickock y Perry Edward Smith, cuando unos días antes de asesinar a la familia Clutter y mientras huían de las autoridades por que se habían fugado de la cárcel, vieron a una pareja de exitosos riendo a disfrutando de la vida en un bar.

“Mira esa rubia, ¿qué hace con ese tipo?”, le preguntó Smith a  Hickock, mientras desayunaban y soñaban con cruzar la frontera con México y establecerse con el dinero que les robarían a los Clutter. Finalmente el dinero del robo fueron solo 300 dolares, por eso es que los asesinan de esa manera. Motivados por el resentimiento de no poder cumplir el “sueño americano”. Nunca tuvieron en cuenta el consejo de los chinos: “cuidado con lo que sueñas”.

A Manson le sucedió lo mismo que a los asesinos de los Clutter, pero Manson si logró la fama y el éxito pero tras las rejas. Según consigna Wikipedia, varios músicos se han inspirado en Manson para componer canciones o han hecho versiones de algunas, entre ellos Guns N’ Roses, White Zombie, Devendra Banhart, System of a Down, Scars on Broadway y Marilyn Manson.

En el momento de mayor éxito de los Guns N’ Roses, hubo una enorme polémica por una canción de Manson que interpretaba la banda californiana. “Desde mi punto de vista, los medios están armando demasiado lío porque los GN’R grabamos un cover de Charles Manson. Porque si otra banda hubiera grabado esa canción, probablemente no le hubiera interesado a nadie”, declaraba Axl Rose por entonces.

Manson acaba de morir. Es tendencia mundial en Twitter y el mundo no ha dejado de hablar de él jamás. Desde 1969 que el asesinato de Sharon Tate es considerado como el crimen del siglo. Su objetivo, su anhelo se cumplió, es el asesino mas celebre y trágicamente más famoso. Muchos artistas han tomado parte de su arte y la han replicado.

Al perecer la sociedad en la que se vive reconoce una dinámica enfermiza, esa en la que alguien es un “fracasado”, pero después haber hecho algo espeluznante pasa a formar parte de una pseudo galería de la fama. Aunque haya costado mucha sangre de inocentes, Manson se salió con la suya, se hizo famoso y millonario tras las rejas. Finalmente murió de causas naturales y perpetró sus espantosos crímenes sin ni siquiera haber participado de forma física. Solo fue el instrumento del mal, la mente criminal, el mal en toda su esencia.