Destacadas Personajes

El Hermes y la chancleta

El abusador se llama Hermes Israel López y lo apresaron por olvidarse una chancleta en el lugar de los hechos.

CHICOANA. “El alcohol es mal consejero”, decía un conocido personaje de la política salteña, y tenía razón. Todo comenzó con una ingesta etílica de esas donde los festejantes pierden la cordura y se convierten en cerdos, con el perdón de los cerdos.

Después de un juego de futbol entre los equipos “San Vicente” y “Pulares”, un nutrido grupo de vecinos y amigos –en el cual estaban incluidos víctima y abusador– se reunían en la vivienda donde se produjo el lamentable episodio.

Según informa Fiscales Penales, las actuaciones indican que el día del hecho la joven participó de una reunión con ingesta alcohólica junto a otros familiares y el acusado, quien llegó a la vivienda en chancletas, lentes de sol y un poco de harina en el pelo.

Promediando las seis de la madrugada la mujer se fue “a dormir la mona”, retirándose junto a su pareja en un cuarto de la vivienda, mientras que el resto de los familiares, con Hermes López incluido, se quedaron en la galería del inmueble.

Minutos después y en medio de las penumbras, la victima notó la desagradable y grotesca presencia de López, por lo que su instinto de conservación la llevó a trenzarse en lucha con el execrable sujeto.

Como consecuencia de la refriega, el abusador salió corriendo en busca de la solemne puerta de salida (o la ventana). A todo esto los demás familiares y amigos de la víctima, una joven de 24 años, salieron tras Hermes, pero este ya había huido con una velocidad superior a la de Usain Bolt, pero para su desgracia había perdido la chancleta en la huida.

El caso ocurrió el 30 de Octubre pasado en una vivienda de la localidad de Chicoana (Salta), según informó la Fiscalía Penal 1 de la Unidad de Delitos contra la Integridad Sexual, a cargo del fiscal penal Federico Obeid.

La chancleta no fue lo único que olvidó López, (ademas de la dignidad y la cordura) había dejado los lentes de sol, apoyados en el umbral, como si de una cita romántica se tratare, además de la pintura del festejo con la que López se había embadurnado.

Obvio que tras la orden de detención lo atraparon como a una mosca en sobremesa de verano y el fiscal Obeid lo imputó por el delito de “abuso sexual con acceso carnal”.

Por su parte Hermes Israel López negó los cargos pero quedó detenido a disposición de la Justicia.

Fiscalespenalesalta.gob.ar
Foto: El Barahonero