Cinema TV Destacadas

Lucrecia Martel reconocida en la Legislatura

La Cámara de Diputados declaró de interés el trabajo de la directora salteña. Su última película fue ovacionada en San Sebastián y preseleccionada para el Oscar.

Al observar el talento de Lucrecia Martel no queda otra que preguntarse ¿por qué no filma más seguido? Su última película acaba de ser seleccionada para representar a la Argentina en el Oscar, como mejor film en idioma no extranjero y la Legislatura salteña declaró de interés la trayectoria de la cineasta salteña.

Según consigna La Gaceta, entre los argumentos que esgrimieron los legisladores se destacó el nivel internacional de la cineasta salteña y el hecho de que Zama sea la elegida para representar al país en la categoría ‘Mejor Película en idioma no inglés’ en los Oscar y como ‘Mejor Película Iberoamericana’ en los premios Goya.

Cabe aclarar que el último film de Martel aun no va directo al Oscar, habrá que ver si la película logra superar los obstáculos que representan las distintas instancias de eliminación en la carrera hacia el premio de la Academia.

El arranque de Zama se produjo con su estreno mundial en el festival de Venecia, luego se estrenó en las salas argentinas, por lo que se puede verla en las salas de Salta y el pais.

La trama se centra en la espera del oficial español Don Diego de Zama (Daniel Giménez Cacho), que anhela su transferencia a un puesto colonial más ventajoso desde la ciudad de Asunción en el siglo XVII.

Con una construcción estética encomiable, una fotografía maravillosa y sobre todo una gran acogida desde la prensa, la película formó parte de la semana del cine en Argentina, donde la vieron 13 mil personas y va por más.

La novela

Su autor, Antonio Di Benedetto dedicó Zama, novela publicada en 1956, “a las víctimas de la espera”. Una de las grandes novelas de América latina, que fue elogiada por Augusto Roa Bastos, Juan José Saer y J. M. Coetzee.

Por su parte Martel declaró que para ella el tema de Zama no era la espera, sino “la ineficacia de la muerte” o, como se dice en el film, “la conquista de la permanencia”. No obstante, más allá de las palabras de la directora, la novela de Di Benedetto, que ya va por su décima edición en el sello Adriana Hidalgo, integra una tradición de novelas de la espera. En ellas, los personajes, en quietud pasmosa o en medio de un trajín que muchas veces no los acerca a ninguna parte, aguardan la llegada de ejércitos enemigos, epifanías o milagros, según consigna La Nación.