Destacadas Notas

#Nisman / Lo mataron

Aun no es oficial pero según las pericias de Gendarmería lo habrían drogado, reducido a golpes y asesinado de un disparo en la cabeza. Los peritos concuerdan que hay datos concretos que llevarían a concluir que no fue un suicidio.

Según el presidente de la DAIA, Ariel Cohen Sabban, los argentinos “por fin vamos a corroborar lo que ya sabíamos desde un primer momento, que al fiscal lo asesinaron”.

En medio del la tormenta que vive Gendarmería por su probable responsabilidad en la desaparición de Santiago Maldonado, acaba de emitirse un comunicado, el cual aun no es oficial, donde dan cuenta de que a Alberto Nisman lo drogaron, lo redujeron por lo menos de dos golpes y le dieron un tiro en la cabeza en el interior del baño de su departamento.

El informe final interdisciplinario que el fiscal Jorge Taiano pidió a Gendarmería Nacional estaría listo a fin de mes y al menos para los 28 peritos de Gendarmería y los designados por las querellas, el cuerpo de Nisman muestra signos de intentos de reducción, según consigna Clarin.

Quienes intervinieron en dicho informe encontraron restos de ketamina, un medicamento de uso veterinario para caballos, en un pool de vísceras analizado de Nisman. Esa sustancia si se consume en pequeñas dosis genera un efecto alucinógeno y es usado con fines recreativos. Pero si se encuentra en dosis mayores, como en el caso del ex fiscal, el efecto es distinto. La persona queda en un estado de absoluta debilidad, tanta que no podría ni llevarse un arma a la sien.

En tanto las pericias del baño, Gendarmería recreó un ambiente idéntico para poder desarrollar la pericia, ya que el verdadero baño fue “invadido” por docenas de personas que ensuaciaron la escena, horas después de haber ocurrido el hecho. Por cierto personas que entraban dentro del circuito acusatorio del fiscal, puntualmente funcionarios del Ejecutivo nacional de aquel año.

Según consigna La Nación, la recreación de la escena del baño de su casa fue realizada por más de 30 peritos en un escenario especialmente acondicionado por la Gendarmería, organismo a cargo de la junta. Se expusieron las dos hipótesis: el suicidio y el homicidio. Todavía no hay conclusiones oficiales al respecto, según fuentes judiciales y de la querella.

De todos modos la Gendarmería tiene una conclusión terminante: el fiscal fue asesinado de un tiro en la cabeza, que se intentó ocultar modificando el escenario del crimen, para simular un presunto suicidio gatillado por una eventual crisis anímica.

La denuncia

Alberto Nisman apareció con un disparo en la cabeza horas después de haber denunciado a Cristina Fernández de Kirchner y a algunos de sus funcionarios, el 18 de enero de 2015. Lo que sigue son dos párrafos de esa denuncia.

“La decisión deliberada de encubrir a los imputados de origen iraní acusados por el atentado terrorista del 18 de julio de 1994, como surge de las evidencias halladas, fue tomada por la cabeza del Poder Ejecutivo Nacional, Dra. Cristina Elisabeth Fernández de Kirchner e instrumentada, principalmente, por el Ministro de Relaciones Exteriores y Culto de la Nación, Sr. Héctor Marcos Timerman.

Asimismo, las pruebas examinadas revelan la intervención activa en el plan encubridor de varios sujetos con distintos grados de participación y responsabilidad que la pesquisa deberá precisar, entre los que cabe mencionar a: Luis Ángel D’Elía, Fernando Luis Esteche, Jorge Alejandro “Yussuf” Khalil, el Diputado Nacional Andrés Larroque, el Dr. Héctor Luis Yrimia y un individuo indentificado como “Allan”, que ha desempeñado un rol por demás relevante en los hechos, que responde a la Secretaría de Inteligencia de Presidencia de la Nación y según lo sugieren los indicios obtenidos, se trataría del Sr. Ramón Allan Héctor Bogado”.

Crítica abierta a Cristina

En la misma denuncia, otro párrafo apunta directamente a la figura de quien era la jefa del Ejecutivo en ese momento.

“Vaya ironía. Una Presidente que públicamente se ha regodeado manifestando a los sobrevivientes y a los familiares de las víctimas su compromiso en la búsqueda de verdad y justicia, que ha declarado que su gobierno no permitirá que se use el caso AMIA en el ajedrez de la geopolítica mundial, que ha tomado cartas en el asunto porque la causa estaba paralizada; fue, en realidad, la principal artífice, junto con el Canciller Timerman, de la fraudulenta desarticulación de la investigación y del encubrimiento de estos acusados. En el discurso se habló de justicia y verdad. En los hechos se acordó impunidad. Pasmoso. Da pavor, entonces, constatar que todo se ha tratado de actuación y manipulación de hechos y personas y, más aún, de acciones delictivas”.

Clarín
La Nación
Perfil