Destacadas Personajes

#CristinaEnVivo / “¿Me podés dar un vaso con agua?”

La ex mandataria concedió una entrevista a INFOBAE, donde se sometió a todas las preguntas del periodista Luis Novaresio. Los temas gravitaron alrededor de Venezuela, democracias en América Latina, Nisman, pobreza y otros. Al momento de hablar de López pidió un vaso de agua y ensayó algún melodrama fortuito que no le resultó, dijo odiarlo.

Reapareció en una entrevista con un periodista no edecán ni partidario del más recalcitrante kirchnerato, algún espécimen del fuste de Víctor Hugo o Navarro, se trata de Luis Novaresio, acérrimo crítico de la era K.

Por supuesto que el casete de Cristina propone una amplia gama de acusaciones que giran todas alrededor del neoliberalismo de Macri y sus oscuras intenciones de perjudicar a los sectores mas pobres de la Argentina, esos pobres que su gobierno negó sistemáticamente.

Venezuela

En Venezuela, con todas las dificultades de un país dividido y partido en dos, donde hay severos enfrentamientos, y donde no contribuye para nada que azucemos de un lado y del otro. Soy de las que piensan que elegir un solo país y cargar sobre ese, por una cuestión que evidentemente no se hace con otros países donde hay muchísima violencia, donde desaparece gente, donde el Estado también ejerce una violencia muy fuerte… le voy a ser sincera, yo creo que la democracia está en emergencia en toda América Latina.

Presos políticos

Cuando veo en Brasil el juicio de destitución de Dilma Rousseff, cuando veo en Argentina, porque… ¿En Venezuela hay presos políticos? Sí. ¿En Argentina hay presos políticos?

-No, que yo conozca no.

-¿Y Milagro Sala no te parece una presa política?

-No.

-Ah, bueno, yo creo que en Argentina también hay presos políticos. Creo que hay persecución política, se intervienen sindicatos, el Presidente a todo aquel que no piense como él, sea un abogado laborista, un juez laborista, un sindicalista, un opositor, lo considera mafioso.

Maduro

-¿Hay Estado de derecho en Venezuela?

-Posiblemente esté muy cuestionable el Estado de derecho en Venezuela. Porque hay un estado de división y de fractura en la sociedad muy fuerte. Y esto es lo que tenemos que tratar de evitar en la Argentina. Cuando hay una fractura tan grande en la sociedad, donde se parte al medio y uno opina que lo otro es horrible y hay que suprimirlo, y la otra mitad se siente agredida y también opina lo mismo de la otra mitad, nunca nada es bueno. Y agregar más leña a eso y catalogarlo me parece fuerte. No digo que todo es maravilloso. Pero cuando calificamos y analizamos tenemos que tener el mismo parámetro. No puede ser que lo que nos parece una persecución política allá, acá nos parezca que no es una persecución política.

“Yegua, Montonera”

“A mí me decían yegua, puta y montonera; hoy meten preso a un pibe por un twitter”. En esa línea, la ex mandataria consideró que “si alguien quiere insultar a un presidente, puede insultarlo”. Y se puso como ejemplo. “A mí me insultaban. A mí llegaron a decirme que era mentira que mi marido estaba muerto adentro del cajón. Eso es la libertad y la democracia, que cualquiera pueda decir lo que quiera, en tanto no lo dañen físicamente ni provoquen un daño patrimonial”, sostuvo.

Nisman

“Siempre mencioné la posibilidad de que la muerte no fuera voluntaria. Hay cuatro o cinco hechos. Se conoce el arma, se conoce quién se la dio, se sabe que fue la última persona que lo vio, además tenía una cuenta en el exterior con el fiscal. Esta persona era un furibundo opositor a mi Gobierno. Todo esto tiene que ser tenido en cuenta. Hubo una utilización de todo esto para generar sospecha sobre el Gobierno y sobre mi persona”.

El vaso medio lleno

Lo más desopilante de la escena que capturó el momento de mayor histrionismo por parte de Cristina, sin mencionar la cantidad de gambetas con las que se vino preparada y recargada, porque sabía que Novaresio la iba a atacar por todos lados.

En algún momento la sagacidad y habilidad de Cristina se le iba a caer, presa de su propio talón de Aquiles, cuando apareció el nombre de José López no se le ocurrió mejor idea que pedir un vaso con agua, mientras Novaresio le echaba el agua desde una jarra, Cristina ensayaba lagrimas y gestos de repulsa ante el tema.

Casi como si del personaje de Fartima Flores se tratara, la doctora solicitó: “¿Me podés dar un vaso con agua?”

Infobae