Destacadas Editorial

#SeleccionArgentina / Falta el ojo del tigre

Empató con el último y no logra salir de la zona de repechaje. Ya “quemó” a tres técnicos con dos meses. Crónica de un fracaso anunciado.

Si bien corresponde a un término utilizado en boxeo, las palabras de “Apollo Creed” en Rocky III quedaron instituidas en el mundo del deporte, cuando este personaje de la ficción le espeta al campeón que quiere recuperar su corona: “el ojo del tigre es lo único que necesitas para ganar” y eso traducido al campo de la sintaxis no es otra cosa que “el hambre de gloria”, noción que estos futbolistas están a millones de años luz de conocer.

Para los opinologos se trataba del “cola”, del último de la fila. Paradójicamente tenían al mejor arquero de la región, por lejos. El guargameta se llama  Wuilker Faríñez y le amargó la fiesta a Messi compañía. Literalmente se atajó todo.

De pronto la fiesta se convirtió en desesperación cuando los minutos se agotaban y los argentinos no podían meterla.

Icardi parecí Palacios; Di María lesionado como siempre y Messi solo, sin poder conectar con nadie. Su juego no tiene continuidad, el futbol es un juego de equipo y no de individualidades. Maradona siempre tuvo buenos socios, aunque fuera el mejor de todos los tiempos, si no era Burruchaga en la Selección argentina, era Careca en Napoli, pero Diego jamás estuvo tan solo como Messi en el Monumental.

Sin dudas el punto más urticante es la falta de motivación de estos “millonarios” que corren pesadamente detrás de una pelota. Parece que se tratara de un verdadero lastre el hecho de ir a jugar para la albiceleste.

No hay hambre de gloria, no hay motivación ni siquiera para ir al mundial de Rusia. Obvio que Nike y el resto de los patrocinadores ejercerán cualquier tipo de presión sobre la FIFA para que el mejor del mundo esté en el mundial, pero el espíritu deportivo se perdió en algún recodo del camino hace mucho tiempo y eso es lamentable.

Otro error es intentar buscar culpas en los entrenadores de turno, cuando los que no levantan las piernas son estos chicos que dejaron de ser deportistas y se convirtieron en “celebrities” hace mucho tiempo, a quienes hay que mimar y adular, ya que sus enormes egos no los dejan ver ni si quiera el arco del último de la eliminatoria.

Sin hambre de gloria y en repechaje –no es la primera vez– Rusia queda demasiado lejos.

Foto: Clarin