Destacadas Editorial

#PASO2017 / Empate con sabor a derrota

Cristina no logró el contundente triunfo que esperaba. El frente que armó denominado Unidad ciudadana apenas arañó un empate con un ilustre desconocido como Esteban Bullrich, a quien nadie imaginaba que le pelearía voto a voto la elección a la ex presidenta.  

14-08.- Es un titulo para una crónica deportiva y es lo más sensato para describir la sensación que se vivió hasta entrada la madrugada. Con un ajustado margen de 34.19 % sobre 34.11 %, el oficialismo se impuso sobre Cristina Fernández de Kirchner.

Es la primera vez que Cristina pierde una elección en toda su vida electoral.  Desde sus inicios en Santa Cruz cuando triunfó en las elecciones que la llevaron a ser Convencional Constituyente; luego diputada provincial; Diputada nacional en dos ocasiones y senadora en otras dos, para finalmente ganar dos elecciones seguidas para el Ejecutivo nacional. Con todo eso apenas pudo llegar a un empate técnico con el ignoto informático Esteban Bullrich.

Hasta el día antes a las elecciones las encuestas daban a Cristina con una ventaja sustancial de, por lo menos 10 puntos, entre los más optimistas operadores kirchneristas, ahora “cristinistas”. Incluso el periodista Jorge Asís, un hombre conocido por ironizar a “la doctora”, dijo en “Animales sueltos” la semana pasada, que la ex mandataria ganaba con comodidad.

Al parecer los encuestadores no le encuentran el agujero al mate, están “comprados” por intereses espurios o Dios sabrá que les sucede que en las últimas elecciones no aciertan ni por cerca.

Como en la NBA

Si algo hace que el basquetbol sea un deporte apasionante es el hecho de que se juega cada pelota hasta el último segundo y un resultado puede invertirse en un suspiro. Es lo que sucedió anoche cuando desde el bunker de Unidad ciudadana, el frente que armó Cristina, las caras largas dominaban el ambiente. Mientras en el bunker de Cambiemos todo era algarabía, baile y música.

Sin embargo esos siete puntos y fracción comenzaron a achicarse conforme pasaban las horas y enteraba la madrugada, pasadas las una y media se rompió el piso de los dos puntos y el optimismo regresó.

Poco a poco comenzaron los canticos, pero había bajadas línea para la composición de las arengas. Del “vamos a volver” se pasó a “vamos Cristina” o paparruchadas por el estilo.

Al final se cayó la diferencia del punto y comenzaron a jugar las decimas, pero ya era tarde y más del 90% de las mesas había sido escrutada. Hasta se especuló con que Cristina superaría por dos puntos al “pollo” de Macri y Vidal, pero el final ya estaba decretado: empate técnico.

paso

Lo que no fue

Los cálculos en el “planeta Cristina” consistían en una victoria clara sobre el informático y desconocido Bullrich; para luego soñar con una probable candidatura en 2019 y el regreso –a todo traste– de Cristina. Más glorioso y místico que el del mismo Juan Domingo Perón en su regreso definitivo a la Argentina en 1973. Lamentablemente para la ex mandataria nada de esto sucederá.

Si bien se hará con una banca en el Senado en octubre, hay un dato real y muy duro para ella y para los detractores de Cambiemos: el 77% del electorado no la votó.

No hizo una mala elección pero sus afectos seguidores esperaban un triunfo contundente y aleccionador. El mensaje para Cambiemos no llegó, ese que diera cuenta de que las medidas tomadas por el gobierno deben tener un freno.

Sin embargo el electorado le dijo a Cristina claramente que se “bancan” el “cambio”, ya que el oficialismo ganó en la mayoría del país, incluido Santa Cruz, donde la gobernadora Alicia Kirchner la pasó mal cuando fue a emitir su voto, por los escraches sufridos. En tanto Cristina, Máximo y Florencia ni aparecieron por esa provincia para votar.

Foto: Ambito.com