Destacadas Editorial

Escuelas inaccesibles para ir a votar

En zona norte de la ciudad de Salta existen cuatro escuelas que albergan a todo el electorado en los días de elecciones. El problema reside en que, para llegar a dos de ellas se debe hacerlo -casi- a “lomo de mula”. El fenómeno se repite en otros puntos de la ciudad. VIDEO

Es el caso de la Escuela Leopoldo Lugones (Nº 4032), para la cual su acceso es prácticamente intransitable. El establecimiento se encuentra entre las calles Ciro Torrente López y Pedro Lozano, las cuales no solo están sin asfaltar sino que son una verdadera constelación de rocas y guijarros de todos tamaños. Típico pedregal que denota la cercanía de un rio, en este caso La Caldera.

Ergo, la naturaleza no tiene la culpa, pero sí, alguien debe hacer algo para que no haya que dejar el automóvil a una docena de cuadras de distancia o tomar un caballo para llegar hasta allí, ya que el acceso es directamente intransitable. Ni hablar de las personas mayores que quieren participar del sufragio y por supuesto los ciudadanos con capacidades diferentes.

mapa-lugones

Lo paradójico del caso es que los responsables de semejante atraso urbano son las autoridades que conducen los destinos del municipio, en este caso la administración Gustavo Sáenz, la cual tiene a sus candidatos empapelados por toda la ciudad, gastando millones de pesos de las arcas del Estado, pero que no son capaces de destinar una pequeña partida para asfaltar una miserable calle que lleva a un establecimiento donde se supone, se vota por los mismos sujetos que deberían tener la voluntad política de asfaltar esas calles, y todas las arterias de difícil circulación a lo largo  y ancho de toda la ciudad.

SIN-ASFALTO

Resulta irónico que los candidatos del intendente, “caminen” las calles, e ignoren el mar de guijarros que rodean esta importante escuela de zona norte, la cual es inaccesible.

Idéntico caso es el de la Escuela Juan Pablo II, a solo dos calles de la Escuela Lugones. No solo ocurre en zona norte, las quejas van desde zona sudeste de la ciudad hasta sur adentro.

Mucho cartel, mucha fanfarria, mucha campaña en redes sociales y el acuciante timbreo, pero ni siquiera son capaces de asfaltar la calle donde van a votarlos a ellos mismos.