Destacadas Editorial

Este es otro de los que se robó el futuro de los argentinos

El cuñado prófugo del ex ministro de Planificación Federal Julio De Vido fue detenido en Chapadmalal por la Policía Bonaerense.

Alguien tiene que responder por la crisis económica excepcional que se vive la Argentina, además de las impericias e insensibilidades del gobierno de Cambiemos, los ladrones llevan años robando y este es uno de ellos: Claudio “Mono” Minnicelli, cuñado de Julio De Vido, el corrupto que provocó la tragedia de Once por comprar chatarra y que al día de hoy se protege como un cobarde en los fueros.

El arresto de este nuevo personaje, símbolo de la corrupción de la “década ganada” (ganada para ellos) cayó por obra y gracia de un vecino que reveló el dato, interesado en cobrar la recompensa que ofreció públicamente el Gobierno nacional para quien diera información sobre su paradero.

La imagen es casi idéntica a la José López, el ex secretario de Obras Públicas kirchnerista, ese que figura en la placa de entrada del Centro Cultural Néstor Kirchner y que después de revolear la friolera de nueve millones de dólares por la tapia de un convento, se terminó haciendo el loquito para zafar de semejante maniobra delincuencial.

chorro2

Ahora es Minnicelli, quien estaba involucrado en la llamada “mafia de los contenedores” y era el único prófugo que le quedaba a la causa tramitada por el juez Marcelo Aguinsky en el fuero penal económico, condición en la que llevaba más de nueve meses.

A esta altura son pocos los que les importa saber que por culpa de estos corruptos que se robaron dos mil millones de dólares en total –y en banda– en la última década, el país tiene un tercio de la población por debajo de la línea de pobreza, una inflación imparable y un dólar a 18 pesos.

Un país adicto al populismo y condenado al peronismo, a los políticos corruptos y a los olvidos patológicos.

Foto: @edufeiok