Poco podía imaginar el defensor de Santos Clemente Vera que unos meses después del fallo absolutorio, revocarian la sentencia y condenarían a su cliente a perpetuidad. Esta es su declaración.