Destacadas Editorial

#DeVido / Cambalache

Con 95 apoyos y 3 abstenciones, Julio De Vido consiguió quedarse en la Cámara de Diputados. Los votos vinieron desde ex ministros K y uno adyuvante inesperado: la izquierda.

La canción fue originalmente compuesta durante la Década Infame a la que denuncia en sus letras. A partir de 1943 en el marco de una campaña iniciada por el gobierno el tango “Cambalache” fue incluido dentro de los censurados para su difusión radiofónica.

Lo que no lograron con esa censura fue quitarle la magia de la inmortalidad y hoy por hoy su letra es el fiel reflejo de la triste realidad institucional de la “República” Argentina, la cual no tiene ni siquiera la capacidad de desaforar a un hombre que vive como una estrella de Hollywood, se dedicó a la función pública toda su vida, desde la cual apiló la friolera mayor al centenar de causas.

“El mundo fue y será una porquería, ya lo sé. En el quinientos seis y en el dos mil también”

Solo recurriendo a los números, sin entrar en disquisiciones ideológicas, las 130 causas, las 26 imputaciones y los tres procesamientos, si se corporizaban en un país diferente a la Argentina, o como dicen en los laboratorios: “en condiciones normales de presión y temperatura”, Julio De Vido debería haber perdido los fueros para poder ser juzgado por la “diarrea” de causas y procesamientos que pesan sobre él y que, para descontento de los amantes de Cristina, no pueden ser un invento de los medios hegemónicos, simplemente porque un señor llamado “sentido común” no lo aceptaría.

“Que siempre ha habido chorros, maquiavelos y estafaos, contentos y amargaos, valores y duble”

El ex funcionario K, el cual figura en tercer lugar en la placa de entrada al Centro Cultural Néstor Kirchner –inmediatamente le sigue López, el que revoleaba los bolsos en el convento– tiene causas en su contra por los siguientes delitos.

Defraudación de la administración pública
Defraudación por administración fraudulenta
Malversación de caudales públicos
Enriquecimiento ilícito
Cohecho
Estafa
Encubrimiento
Asociación ilícita
Abuso de autoridad
Coacción agravada
Usurpación de autoridad
Amenazas
Negociación incompatible con los deberes de funcionario público
Violación de los deberes de funcionario público
Falsificación de documentos públicos
Resistencia
Violación de correspondencia agravada
Evasión
Nombramientos ilegales
Traición
Traición con sometimiento
Envenenamiento con adulteración del agua
Conspiración para la traición
Prevaricato
Daño
Daño agravado
Sedición
Falsedad ideológica
Robo
Violación de tratado de treguas

…Y la lista sigue.

“Pero que el siglo veinte, es un despliegue, de maldad insolente, ya no hay quien lo niegue”

Al momento de hacer uso de la palabra, Julio De Vido dijo: “Buscan destituirme y destruirme en lo personal y eso no lo van a lograr”, indicó y dijo ser “blanco de un plan sistemático de marketing, escrito con precisión en libros del asesor extranjero de Mauricio Macri”.

devido

“Vivimos revolcaos, en un merengue y en un mismo lodo, todos manoseados”

Posteriormente el diputado ultra K agregó que “desde el lugar en que tenga que estar seguiré batallando contra este programa neoliberal, ese plan de destrucción con el que nos persiguen”. Sobre su rol durante el gobierno kirchnerista, afirmó: “Soy responsable de todo lo que hicimos en estos años, todo lo que proyectamos y construimos para la Argentina. Ese es el motivo por el que fui votado para representar al pueblo de Buenos Aires”.

“Hoy resulta que es lo mismo, ser derecho que traidor. Ignorante sabio o chorro, generoso o estafador”

La furia de Carrio

Seguramente Lilita Carrio es la más acérrima y combativa funcionaria que ha batallado con la estructura del FPV y sus miembros más honorables. “Yo acuso y pido la exclusión del señor De Vido por infame traidor a la patria en los términos del artículo 36 de la Constitución Nacional”, dijo a los gritos cuando le tocó el turno de hacer uso de la palabra.

Como termina dice el emblemático tango de compuesto en 1934 por Enrique Santos Discépolo:

“Todo es igual, nada es mejor, lo mismo un burro que un gran profesor”.

Foto: Clarín