Destacadas Editorial

#CasoThiago / La monstruosa Patricia Sánchez

Asesinó a un niño de cuatro años a golpes y tormentos sostenidos durante meses. A la hermanita de éste casi la mató de hambre y la golpeó de forma sistemática. Radiografía de un repugnante monstruo. Por otro lado los vecinos que no intervinieron son parte del microclima de horror que sufrió este niño hasta el día de su muerte.

Los testimonios son coincidentes y reveladores, Patricia Sánchez torturó hasta la muerte a Thiago Quipildor. “Muchas veces escuché cómo los golpeaban y el llanto que sentía de los niños era de un dolor profundo”, dijo una vecina de nombre Ana María Castro, quien vive en las cercanías de la casa del terror, donde asesinaron a Thiago.

Los testimonios duelen, indignan. Más de uno en la Sala de Grandes Juicios quisiera saltar sobre la humanidad de este adefesio humano llamado Patricia Sánchez y descargar toda su furia, pero existen protocolos que no permiten hacer justicia por mano propia, ya que la barbarie no es justamente la forma de juzgar a estas bestias, sino con un sistema punitivo que la confine de por vida en una unidad penitenciaria.

No obstante este monstruo y sus cómplices son celosamente custodiados por dos guardias, un masculino para Senise y una femenina para la bestia. Los demás energúmenos, los ineptos funcionarios, completan la hilera de acusados del aberrante crimen.

Testigos del horror

“Escuchaba golpes contra la pared, como si los hicieran dar con la cabeza. Los llantos de dolor de los chiquitos era permanente. Era todo muy feo y eso me partía el alma”, le dijo la testigo al tribunal.

Según el sitio psicologiajuridica.org, la personalidad psicópata posee, por decirlo de algún modo, dos grandes factores disfuncionales: el afectivo y el conductual. De la disfunción afectiva destaca su insensibilidad, fuerte narcisismo y frialdad emocional.

Las características de sus disfunciones conductuales coinciden con los síntomas recogidos del trastorno antisocial de la personalidad (sí incluido en las clasificaciones). Por tanto, la mayoría de los psicópatas serán considerados como poseedores de un trastorno antisocial.

Sin dudas Patricia Sánchez tiene una carencia absoluta de culpa y su disfrute del dolor ajeno le permitió sostener semejantes aberraciones durante meses.

No te metás

Lamentablemente cabe preguntarse por que los vecinos no actuaron con más énfasis. La razón del por qué no convocaron a las Fuerzas de seguridad, sí es que escuchaban tanto sufrimiento, es algo que está muy arraigado de estos tiempos que corren y sobre todo en la sociedad salteña, a la cual le cabe muy bien el “no te metás”.

Pared con pared estaban asesinando a un niño y estos lelos no fueron capaces de intervenir. Obvio que ese pobre ángel jamás iba a ser rescatado por este ato de cobardes, quienes ahora reconocen ante el tribunal que el monstruo no paraba ante nada en su detestable y repulsivo actuar ante las víctimas.

Este es un caso que debería dejar una dolorosa enseñanza en la sociedad, que el “no te metas” le costó la vida a un niño y casi a su hermanita.

En sus conciencias quedará el hecho de no haber intervenido, solo para pintar epítetos e insultos en las paredes de la casa del terror cuando ya era demasiado tarde.

La monstruosa Patricia Sánchez asesinó a Thiago, pero todos vieron y escucharon ¿acaso eso no nos convierte en monstruos a todos?

Psicologiajuridica.org
El Tribuno