Destacadas Editorial

#NiUnaMenos / Todos tus muertos

Son seis años los que pasaron desde el asesinato de Cintia Vanesa Fernández. Su madre Ana Fernández la recordó en la marcha 323. Se sumaron otros pedidos de crímenes sin resolver como el de Jimena Salas. Los nefastos resultados de una sociedad violenta y funcionarios ineptos.

SALTA. 29-04. ¿Cómo se sigue rodando en este mundo si un cretino te quitó la vida de tu ser querido y el Estado vive sumido en un letargo infinito?

Es una pregunta que solo puede responder Ana Fernández y todos aquellos que marchan cada viernes en la Plaza 9 de Julio.

“No me es fácil, cada año de impunidad  me es más difícil. Muchos dicen que el tiempo cura las heridas, no es así, yo creo que si ustedes le preguntan a todos los que perdimos un hijo en manos de terceros, creo que tienen el mismo sentimiento que tengo yo, las heridas las tengo cada vez más abiertas  y más aún cuando no encuentro la justicia, más aun cuando veo una justicia corporativa, corrupta”, dijo la madre de Cintia durante la marcha.

La enigmática muerte de Cintia Fernández disparó una catarata de denuncias por otros casos sin resolver en Salta, por ello es que en la marcha se haya recordado el caso de Jimena Salas, asesinada en Vaqueros.

cintia-fernandez

Seis años de impunidad

El 3 de mayo de 2011, Ana Fernández encontró el cuerpo sin vida de su hija Cintia en su departamento. Habían transcurrido cinco días desde que le arrebataran la vida a la joven. Desde entonces el o los responsables de esta aberración caminan en libertad por las calles.

Desde el primer momento circularon dos nombres de posibles autores del hecho. La causa se caratuló como “Mario Federico Condorí (expolicía) y Raúl Marcelo Puca (ingeniero químico), por homicidio de Cintia Vanesa Fernández”. Pero inexplicablemente el caso jamás llegó a juicio.

Cabe recordar que el crimen del enfermero Leopoldo Federico Núñez se resolvió a menos de un año de que Jonatán Corbalán lo asesinara. Con este caso ya se consumieron seis años y aun no hay noticias de que al menos se determine la responsabilidad o no de Condori y Puca.

marcha

¿El caso de Jimena Salas va por el mismo camino que el de Cintia Fernández?

“No creemos que se estén haciendo las investigaciones con la rapidez y diligencia que el caso merece por su complejidad. Se demora demasiado el procesamiento de los datos y la evidencia, lo que hace peligrar la posibilidad de encontrar al responsable del crimen”, dijo el abogado Pedro Arancibia a El Tribuno hace unas horas, al cumplirse tres meses del horroroso crimen.

Mientras en Vaqueros circulan las más alocadas teorías, las cuales van desde un sicario profesional que ya fue “extraído” del país, pasando por una historia de infidelidad y sospechas de toda índole, algunas que recaen en la persona del marido. Obvio que son teorías infundadas que se mezclan entre el estupor de una comunidad tranquila que fue sacudida por semejante suceso apenas arrancó el año.

Por su parte el fiscal Pablo Paz le dijo a MUY CRITICO, hace unos días, que apenas se tenga novedades, estas se iban a comunicar a la prensa local y que él ya había realizado declaraciones por esa investigación. Leer La Fiscalía solo respondió con obviedades por el crimen de Jimena Salas

Lo cierto es que la investigación ya consumió tres meses y no hay un solo indicio, más que las pruebas de ADN, pero que lamentablemente al no existir una base de datos genéticas solo queda el “patrón” sin poder ser cotejada con una muestra para buscar posibles coincidencias.

Además de lo que puedan haber dejado las computadoras y los celulares, por cierto, información que ya podría haber arrojado algo, como ser los últimos movimientos de la victima por el registro de celdas en las antenas. Pero todo eso por ahora es un misterio que anida en la mente de Pablo Paz, el fiscal de quien se espera ansiosamente que comunique alguna “buena noticia”.

En conclusión, mientras la sociedad continúe sin reaccionar, a excepción de la “Comisión de Familiares” que marchan y piden recurrentemente por Justicia y celeridad, el resto no es muy afecto a la queja, a la movilización o a lo que sea que les desatienda de sus apacibles vidas o los saque de sus “zonas de confort”, en tanto y en cuanto no les toque a ellos.

Pasándolo en limpio, lamentablemente el salteño jamás va a quejarse de nada. La queja en una ciudad conservadora como Salta es mala palabra.

marcha3

La pata floja del Estado

Funcionarios inútiles como Pamela Calletti, a quien por estas horas le está cayendo el caso de una niña discapacitada que habría sido violada en el Instituto Inti Punku de Cerrillos, según consigna QUE PASA SALTA.

“Se generaron dos pedidos de informe a la ministra de Derechos Humanos y Justicia, Pamela Calletti, para que explique -si es que así fuera- la intervención de su cartera. Lo mismo exigen a Analía Berruezo, ministra de Educación”.

Mientras los casos se multiplican o se eternizan en el tiempo sin que las causas avancen, el coctel entre funcionarios del Estado que No están a la altura de sus cargos; más la violencia cotidiana que se respira en una ciudad machista y encerrada en su recalcitrante patriarcado, la situación no tiene visos de mejorar.

Para peor de males, evidentemente a estos funcionarios no les importa nada. En la última manifestación del NI UNA MENOS en Plaza 9 de Julio, un grupo de feministas se acercaron a hacerle sentir la fuerza del reclamo a Calletti, mediante su repulsa por su presencia en el lugar, mientras la ministra le decía bajito a sus aleros: “lo que no te mata te hace más fuerte”.

La Gaceta
El Tribuno
Que Pasa Salta
Fotos: Raúl Córdoba