Destacadas Notas

“Quien no tiene un padrino no llega”

Lo dijo el experimentado penalista Pedro García Castiella con respecto al escandaloso concurso de jueces. “Lo que pasó en este concurso fue muy grosero por que se han cambiado las reglas del juego a mitad de camino”, enfatizó el letrado. AUDIO GARCIA CASTIELLA

Me parece que es positivo que haya pasado todo esto, ya que puso sobre la mesa y al descubierto una situación que acá en tribunales, quienes somos los actores habituales y recorremos los pasillos… abogados y funcionarios, esto del mal funcionamiento del Concejo de la Magistratura se conoce desde hace tiempo y que se haya puesto tan en evidencia, en boca del gobernador, me parece cuanto menos un aspecto positivo.

Que se empiece a discutir nuevas reglas del juego, una ley del Consejo de la magistratura,  que terminemos con estas cuestiones que han venido sucediendo. Nosotros acá hemos estado ante un recambio generacional histórico del poder judicial en estos últimos años por la cantidad de gente que se jubiló.

Lamentablemente llega un poquito tarde la discusión, pero llega al fin. Me parece muy bien lo que hizo el gobernador. Él tiene las facultades a pesar de que se la hayan discutido, de negarse a aceptar ninguna de las tres ternas, lo que obligaría a un nuevo concurso. Lo que disparó este amparo y esta situación que ya resolvió la corte.

Es un buen momento para empezar a repensar todo esto. Yo fui miembro de la Convención Constituyente cuando se aprobó la inclusión de la constitución del Consejo de la Magistratura copiando el texto de la Constitución Nacional del año 1994, donde se pensó en una institución de la República para maximizar una herramienta, para que haga que lleguen los mejores verdaderamente.

Que prime la excelencia en la designación de los jueces. Cosa que lamentablemente no ocurrió porque hay que decirlo si nadie se anima a decirlo yo lo digo, todos saben que quien no tiene un padrino no llega a pasar el “colador” del Consejo de la magistratura ni de las designaciones; esto venía ocurriendo hasta ahora. Entonces hay que pensar y tener la esperanza de que esto cambie, que cambien las mentalidades, que seamos un poquito más republicanos y respetemos el uso de las instituciones. Que se cumpla con la Constitución y que hacer primar la excelencia en los procesos de selección, que no impere la trampa ni la picardía.

Lo que pasó en este concurso fue muy grosero por que se han cambiado las reglas del juego a mitad de camino, han unificado cinco concursos que eran diferentes mas esta situación de dos funcionarios que conocían el caso (…) No creo que sea que pierda credibilidad el Poder Judicial, pierde credibilidad el Consejo de la Magistratura y creo que habría que terminar este proceso con la mayor sanidad posible.

Lo más sano sería que quienes llevaron adelante la conformación del Consejo de la Magistratura, quienes llevaron adelante este proceso que fue anulado, sería sano que se aparten al menos en la toma de estos nuevos concursos que sean otros miembros, suplentes. Existen mecanismos para reemplazarlos.

No me la imagino a la participante que interpuso la acción de amparo y logró este resultado yendo a concursar de vuelta con las mismas personas. No va a haber imparcialidad, o al menos va a haber temor de parcialidad, que es del que siempre habla la Corte Suprema de Justicia de la Nación.

Foto: Sebastián Cardozo