Destacadas Notas

“¿La Justicia pura es solo para el pobre?”

Lo planteó el abogado Carlos Saravia en el programa “Día de Miércoles”. Además estuvo presente el experimentado penalista Pedro García Castiella quien acompañó en las feroces críticas a su colega y cargó contra la falta de independencia de la Justicia salteña

Los dos abogados son especialistas en derecho penal y ambos coincidieron en muchos puntos. El primero de ellos gira en todo aquello relacionado al polémico Código Procesal Penal. Según Pedro García Castiella “es muy difícil defender a una persona con este CPP y con la conducta que tienen los fiscales”, indicó.

Fundamentando su punto de vista, García Castiella aseguró que “violan el principio de objetividad y buena fe que ellos están obligados a buscar la verdad en un hecho y no necesariamente la condena de cualquiera a cualquier precio por sacar y llevar adelante causas”.

Suspicacias alrededor de los fiscales

Para el abogado Garcia Castiella el sistema ha colocado a los fiscales en un lugar muy aventajado de los defensores, citando que a él ya le sucedió en tres ocasiones.

“Cuando ofrecen prueba en un juicio oral, el fiscal está obligado a ofrecer la prueba o a colaborar con la prueba (…) según el criterio de los fiscales. El órgano que produce la prueba solamente puede ser el CIF, el cual depende orgánicamente del fiscal; entonces nos pasa que vemos al perito, el que tiene que decir la verdad, por ejemplo un perito medico, está sentado al lado del fiscal “cuchicheandose” y diciendo que tiene que preguntar. Ese es el perito que tiene que ilustrar a los jueces respecto de determinada circunstancia”.

Por su parte el penalista Carlos Saravia tuvo conceptos aun más duros. Incluso apuntó a las falencias del sistema judicial con nombre y apellido.

“Acá el autor de la ley se llama Pablo López Viñals, quien designa fiscales a gusto y placer, violando el principio del fiscal natural. Así como hay un juez que tiene que ser imparcial y objetivo, por eso está desde siempre y para siempre; y no acomodado a cada coyuntura. Acá lo que hace el señor procurador, por un artículo 82 del Código Procesal, que ningún diputado se anima a modificar, es crear unidades a los efectos de investigar determinados tipos de delitos. Ahora ¿donde yo tengo una mala experiencia? En la corrupción.

Tenemos una unidad de delitos que cada vez que se presenta una denuncia hasta que abran la investigación demoran dos años… un año. Mire usted lo que estamos hablando, el código dice 15 días. Ellos se dan el lujo de esconder las causas. Eventualmente seleccionar quienes son los acusados según la investidura que tengan.

Cuando los casos son notorios existe una decisión del procurador que los conduce a ellos a consultarle. Si el caso salió en el diario tiene que hablar con López Viñal. Por supuesto no seamos tan desconfiados, pero yo que no creo en las casualidades le digo que eso se llama bajada de línea y yo no quiero fiscales obedientes.

Ahora ingresan –a la fiscalía– chicos de 30 años que por supuesto tienen más ganas de agradecer el acomodo de su ingreso que de hacer justicia. Es como que sienten que tienen que tributar la honestidad intelectual cada vez que le pegan un telefonazo.

Según consignaba El Tribuno, “la reforma procesal penal tuvo dos patas en Salta y una de ellas fue López Viñals, quien llegó a consentir la conformación de equipos fiscales para investigar y acusar, violentando el principio constitucional del artículo 18 que prohíbe la formación de comisiones juzgadoras”.

Ademas ambos abogados coincidieron en las groseras falencias del sistema carcelario y por supuesto el caso de Chirete Herrera fue mencionado en lo que se relaciona a la escandalosa connivencia de funcionarios con internos que gozan de ciertas  “ventajas”.

Ante esto, Saravia también trajo a la memoria el caso Torrico y su paradigmática forma de vida de la que goza dentro del penal de Villa Las Rosas.

Ante un sistema tan permisivo y de escasa independencia en lo que tiene que ver en su relación con el Ejecutivo, Saravia puso el acento en un tema cada vez más alarmante. “¿La Justicia pura es solo para el pobre?”

Día de miércoles – Cablevisión