Destacadas Personajes

El abogado del diablo

Marcelo Arancibia estuvo en “Agenda abierta”, programa conducido por Daniel Gutiérrez, donde dejó conceptos muy picantes. Habló de la inocencia de Santos Clemente Vera, de su amistad con el Chaqueño Palavecino, del caso Leguina y dejó una frase para la polémica: “El código procesal penal es un mamarracho”.

Hace 38 años que ejerce el derecho en la ciudad de Salta, es un verdadero especialista y estuvo presente en los juicios más importantes de la historia penal de la provincia.

La entrevista que le realizó Daniel Gutiérrez en la señal de Cablevisión se conoce como “one on one” y no tuvo desperdicio. Obviamente que el tema del asesinato de las turistas francesas y el estremecedor asesinato de los hermanitos Leguina fueron los dos temas que tomaron mas preponderancia.

A partir de este eje es que apareció un común denominador, el controversial Aldo Rogelio Saravia, quien fue juez del caso Leguina y durante el caso de las turistas francesas se desempeñaba como Secretario de seguridad, situación donde es imposible creer que desconocía el caso desde adentro.

Desde esta óptica Arancibia planteó que le cuesta entender como en el caso Leguina tuvo un desempeño honesto y ético a pesar de las terribles presiones que sufrió; pero que en el caso de las francesas y desde su rol como funcionario actuó de forma diametralmente opuesta.

Dos conceptos de Aldo Rogelio Saravia

Me nacieron dos conceptos diferentes, el primer concepto del caso Leguina. El juez era el doctor Aldo Rogelio Saravia, quien apoyado por otra estructura, policial, investigativa,  sufría presiones desde todo ángulo, desde sus más cercanos allegados, para que lo detenga a Miguel Leguina, para que lo impute en la causa y él –por Saravia–,  se presentó impertérrito, siguió la línea investigativa. Actuó el comisario Paz, dos personas de la Brigada, que eran unos perros de presa y lograron determinar a los responsables de este hecho, que fueron llevados a prisión perpetua.

El otro era el caso de las francesas. Ahí vi una serie de cuestiones que yo sigo sosteniendo que me parecieron sumamente irregulares y me costaba creer y entender como el doctor Aldo Rogelio Saravia, actuó con una idoneidad enorme en el caso de Leguina, no dejándose presionar por nada ni por nadie y como permitió, él como Secretario de seguridad –de aquella época– que se plantaran pruebas, que se haga declarar a gente que no estuvo.

Todas las irregularidades que llevó adelante a lo que hace a la vivencia en ese juicio. Me dolió mucho esa actitud.

Lo que cambió fue la idoneidad de los policías. Que terminó incluso a mi entender con el suicidio de un gran policía que era el comisario –Néstor– Piccolo. Me parece que se vio absorbido e impotente.

La inocencia de Santos Clemente Vera

Es la injusticia más grande que en 38 años de ejercicio de la profesión eh visto. Yo considero, para serle muy sintético, que el fallo que realizó el doctor Carlos Pucheta es el acorde totalmente a la realidad.

No comparto, ni nunca eh compartido, ni siquiera que mi defendido haya salido absuelto por el principio de la duda y que el doctor Félix Elías, un gran fiscal, no lo haya acusado a él.

Estoy completamente seguro a pesar de que no tendría que ni entrometerme, ni introducirme en una cuestión de Santos Clemente Vera. Yo pondría las manos en el fuego, ni que Daniel Octavio Vilte Laxi, ni Santos Clemente Vera estuvieron allí y mucho menos que participaron. Algún día tendrá que salir la verdad.

El narcotráfico

Por su parte el abogado explicó que en su momento y ante el caso Leguina, a quien intentaron vincular con el narcotráfico a través de que él había estado trabajando en otros casos relacionados a esa temática, le buscaron la vuelta para vincularlo con esa cuestión.

Calificó como “una mentirosa que habló pavadas”, a quien intentó ensuciarlo a nivel judicial.

arancibia

Gustavo Lasi

No le voy a decir ni señor, ni nada. Con total desprecio le voy a decir “éste”. Porque no justifico que personifique a Vilte –su cliente– como lo ha perjudicado. Tres años que lo tuvo detenido y que ahora lo tenga a perpetua a Vera, por no decir la verdad.

Espero que algún día nazca la conciencia divina y que en ultima todos los que sistemáticamente lo van a acompañando en una determinada protección, lo van a dejar solo y yo quisiera como ser humano que por lo menos esté acompañado por la conciencia.

A la pregunta del periodista por quien lo protege, Arancibia respondió que habría que preguntarle a él. Por quien le enseñó a decir “es Vilte, es Vera”. En cuanto a la situación de Santos Clemente Vera dejó su parecer.

Yo me llevaría el dolor a la tumba si Vera no sale en libertad. Por eso ruego a Dios y a los jueces que estudien bien el caso, porque entiendo que el doctor Vargas, que es un luchador y que ha planteado todos los recursos, lo siga al caso ante la Suprema Corte de Justicia y que esta aplique la lógica (…) si Daniel Vilte está libre a pesar de los dichos de –Gustavo– Lasi ¿por qué no tiene que estar libre Vera? por que le han cargado un ADN.

Ante esta endeble y polémica situación en la que Vera permanece privado de su libertad, citó al jurista Francesco Carrara, “cuando la política entra por la puerta de la Justicia ésta huye despavorida por la ventana”.

Ademas agregó otra frase en el polémico fallo del caso de las turistas francesas, “la verdad es hija del tiempo, y ese tiempo lo estamos esperando”.

“El Código Procesal Penal es un mamarracho”

Es inaudito que el juez o los camaristas, o sea las personas del tribunal, tengan que pedir permiso a los defensores y a los fiscales para hacer preguntas, puesto que solamente pueden hacer preguntas aclaratorias.

Se está desnaturalizando la historia de personas como el doctor Bernardo Ruiz, Alavila, Acosta, Lezcano, entre otros que han dejado una vida dentro de la estructura judicial y son ellos los que tienen que dar el veredicto. Entonces muchas veces desearía y a mí me complace que pregunten para que puedan fundamentar correctamente una resolución. El fiscal no es el que motiva.

El abogado es abogado, no es mago. El abogado no debe prometer más de lo que debe y puede hacer. Muchos jueces tienen que pelear más con los fiscales que con los abogados. Hay un protagonismo excesivo de la Fiscalía. El que dirige el proceso es el juez, dijo.

Citó como ejemplo que en un careo no está presente el juez y si –lo están– todas las partes. “El juez está dando fe de lo que NO ve”, enfatizó.

Aunque a él no le gusta que le llamen así, la prensa ya lo puso en el lugar que otros penalistas sueñan con estar, ese, de… “El abogado del diablo”.

Agenda abierta – Cablevisión
Foto: Facebook Daniel Gutierrez