Destacadas Editorial

#CasoHinchaSanLorenzo / Argentina tiene la edad de imputabilidad más alta de la región

Otra vez el tema de la edad de imputabilidad en menores volvió a saltar al tapete después de conocida la liviana “sentencia” que recibieron los violentos que dejaron postrado en una silla de ruedas a José María García.

“Hasta que no te pasa no entendés por que se debería bajar la edad de imputabilidad”, decía un familiar de una víctima que murió a manos de un asesino menor de 16 años. Sin embargo, desde sectores políticos considerados “progresistas” o de centroizquierda hay una sensible resistencia a tomar ese tipo de decisiones. En otros países, esta confrontación entre los que piden mayor dureza en el tratamiento del delito juvenil y los que reclaman que se respeten los derechos de la niñez ya se zanjó.

En el caso particular de José María García, quien fuera atacado con una saña inusitada por Mauro Cabral, quien lo persiguió y lo atacó con un pedazo de cordón cuneta, mientras Otto Bornes, lo pateaba en el piso, después de que José María yacía inerte en el suelo producto del ataque.

Estos dos perversos se fueron a sus casas después de un breve y fútil debate oral y público, donde se comprobó la responsabilidad de estos dos cretinos, pero que defendidos por un hábil penalista, sumado a la liviandad de las leyes argentinas, dieron por resultado que semejante aberración sea penada con trabajos comunitarios y prohibiciones de fuga. Solo faltaba que los felicitaran y les dieran una plaqueta como “ciudadanos destacados”, por haber intentado asesinar a un joven y causarle un daño espantoso e irreversible.

edad

Casos que indignan

Argentina está entre los países con edad de imputabilidad más alta, por encima de otros países que tienen menos problemas con la inseguridad. Hasta Venezuela tiene el límite de punibilidad en 12 años.

El caso del asesinato de Fabián Esquibel es apenas un ejemplo: un adolescente de 15 años que fue detenido, acusado de asesinarlo de un disparo de 9 milímetros en la cabeza, fue declarado a las pocas horas como “no punible” y trasladado por orden de la Justicia a un centro de rehabilitación.

En el caso Brian Aguinaco, el nene fue asesinado el día de Navidad por dos motochorros. Tenía 14 años cuando iba en un auto con su abuelo en el barrio porteño de Flores.

El asesino fue identificado como B.G, tiene 15 años, se fue a Perú y estaba acusado por el crimen de Brian, fue sobreseído por el juez de menores del caso, Enrique Velázquez. El fallo firmado por el titular del Juzgado de Menores Nº7 asegura que el “buen nombre y honor” de B.G no queda afectado por la causa.

En el resto del mundo la historia es otra

En Costa Rica la edad de imputabilidad es de 12 años, en Venezuela también a los doce, al igual que Honduras, México, Ecuador y El Salvaldor. En República Dominicana, Uruguay, Guatemala y Nicaragua es a los 13, mientras que en Panamá y Paraguay es a los 14. En la Argentina, esa frontera está fijada en 16 años y a bajar ese límite se comenzó a discutir en las últimas horas.

brian

En tanto, en Europa, la edad de imputabilidad llega en Irlanda a establecerse en los 7 años; mientras que en Inglaterra es a los 10, en Francia y Grecia es a los 13; en Austria, Bulgaria, España, Holanda e Italia es a los 14, y en Noruega a los 15.

La edad de imputabilidad penal en Inglaterra y Escocia es de diez años y en Gales, de ocho, lo que contrasta con la mayoría de los países europeos, que la tienen fijada en catorce.

De esto, a que Gran Bretaña haya alcanzado el número de 2,5 por ciento de detenidos en cárceles menores de 18 años, en relación con la población penal total de sus países.

Es hora de que una nueva ley cambie esta aberración jurídica y no esperar a ver casos indignantes de pseudo justicia como el de José María García o Brian Aguinaco para comprender que endurecer una pena o bajar la edad de imputabilidad no es un asunto ideológico sino un tema cultural. Lo importante es estar en consonancia con la dinámica social a nivel global y no con una ataviada mentalidad que atrasa por el solo hecho de parecer “progre”.

Por obra y gracia de los pensadores progresistas es que hoy los violentos y perversos, Mauro Cabral y Otto Bornes, caminan por las calles libremente, deben hacer trabajos comunitarios y gozar del resto de sus vidas mientras José María muere cada día.

Este par de execrables sujetos deberían estar en la condición de huéspedes en la unidad penal de Villa Las Rosas y no gozando de la vida. No es solo el castigo por haber causado un daño irreversible, sino que, sí fueron capaces de hacer algo tan perverso pueden tranquilamente reincidir.

En el caso de Mauro Cabral, cuando tuvo la oportunidad de decir sus últimas palabras antes de la sentencia, siguió negando los hechos, es decir que esta basura humana a pesar de haber resultado responsable de la agresión no mostró ni un ápice de arrepentimiento, típico comportamiento de un psicópata, de un perverso que es capaz de matar.

¿Cambiamos?

Tarde mejor que nunca. En las últimas horas se conoció la información de que el gobierno nacional ya tiene avanzada la redacción de un proyecto de nueva Ley Penal Juvenil para enviarla al Congreso en el que insistirá con su idea original de rebajar la edad de imputabilidad penal de 16 a 14 años, aunque sólo para los delitos “gravísimos” contra la vida, los secuestros extorsivos y la integridad sexual.

Según el ministro de Justicia y Derechos Humanos de la Nación, Germán Garavano, dijo que “estamos planteando la posibilidad de reducir la imputabilidad a partir de los 14 años para delitos graves o gravísimos, en los casos de homicidios y violaciones. Y probablemente, para la franja de 15 años, para otros delitos como robo con armas, para hacer una progresión en términos de la evolución dentro del delito, que se permita la investigación y la prosecución de estos procesos”.

La iniciativa incluirá la aplicación de penalidades máximas de entre ocho y diez años de privación de la libertad para los adolescentes hallados culpables de dichos delitos pero también una amplia gama de medidas alternativas sin restricciones a la libre circulación para delitos menores de edad.

Prisionesypenas.blogspot.com.ar
Infobae
Telam