Destacadas Notas

#CasoHinchaSanLorenzo / El fiscal solicitó el cambio de caratula para dos de los imputados

El representante del Ministerio Publico Fiscal pidió que la caratula pasara a tentativa de homicidio calificado por alevosía, lo cual prevé una pena de entre 10 y 15 años de prisión. En tanto declaró un testigo de identidad reservada quien señaló a otro de los acusados como el agresor y no a Mauro Cabral, quien había llegado a esta instancia como el principal implicado. AUDIOS DE ARANCIBIA Y RAMOS OSSORIO

Ramiro Ramos Ossorio solicitó el cambio de caratula en la causa que se les sigue a Mauro Cabral, Otto Bornes, Mauricio Javier Alanís y Francisco, como tentativa de homicidio calificado por alevosía, lo cual eleva la pena a diferencia de la caratula anterior que mediaba de entre 5 a 10 años.

La medida abarca a dos de los implicados, ellos son Mauro Cabral y Otto Bornes. El fiscal consideró que el testimonio del testigo de identidad reservada merituaba un cambio de esta naturaleza, ya que este testigo describió pormenorizadamente como el agresor  persiguió a José María García, lo alcanzó y lo golpeó con el pedazo de cordón cuneta en la zona occipital de la cabeza. Pero este testigo señaló a Otto Bornes y no a Mauro Cabral, cosa que le abrió un abanico de posibilidades a la defensa a cargo del experimentado Marcelo Arancibia, quien estuvo a la espera de la duda desde que comenzó el debate.

Esto abrió un nuevo capítulo en el debate, ya que Arancibia va a plantear la duda y de seguro buscará la absolución de sus defendidos por considerar beneficio de la duda, ya que la persona que llega a esta instancia penal como principal responsable de la agresión no fue reconocido por el testigo, quien dice haber estado a escasos metros del incidente, por el contrario, terminó señalando a Otto Bornes, quien supuestamente venía más atrás en la carrera a pie, la cual se inició a la altura del puente de la Coca cola.

A la caza de la duda

La estrategia de la defensa de los acusados encontró el punto ciego justo cuando la prueba llegaba a su fin. Uno de los últimos testigos que prestó declaración indagatoria fue identificado por el tribunal como Carlos Adrian, quien se encontraba en la parada de ómnibus ubicada adelante del boliche “Sublime”, justamente a metros del hecho.

Si bien lo expuesto por este testigo es consistente y muy similar a lo que dijo Manuel García frente al tribunal, surgió un verdadero conflicto en el tronco argumental del relato, ya que a la hora de señalarlo, apuntó a Otto Bornes y no con Mauro Cabral.

“Creería que es el más alto, el segundo de la mano derecha, el de rosa”, afirmó.

Las preguntas recorrieron a todas las partes y fue el fiscal quien le planteó acerca de que, sí la fisonomía del acusado había cambiado en relación a peinado, barba u otros rasgos personales.

“Fueron tres años, puede haber cambiado un poco”, dijo, aunque siempre se refirió a Otto Bornes, quien vestía una camisa de color rosa en la audiencia y que el testigo ratificó que esa era la persona que atacó a José María por la espalda, impactando el trozo de concreto en su cabeza.

jose-maria-juicio3

La secuencia

Según el testigo Carlos Adrian, desde su óptica en la parada del ómnibus vio que pasar a un joven con la camiseta de San Lorenzo por frente suyo y otro con la casaca de River Plate por detrás. Los demás pasaron corrieron por atrás de él, es decir por detrás de la parada de ómnibus.

Al momento de alcanzarlo, impacta con su mano, sin soltar el trozo de concreto, en la parte de atrás de la cabeza –zona occipital– tirando al suelo a José María, quien, según el testigo, “cae como un muñeco”, haciendo la aclaración que utilizó esa expresión para dar una idea de que sus brazos cayeron hacia atrás. “Cayó desmayado”, enfatizó.

“Posteriormente los otros llegaron al lugar y comenzaron a patearlo en el suelo”, aseguró. Todo esto a unos cinco metros de distancia, según su óptica visual.

Luego relató que la Policía llegó casi inmediatamente, cuando se acercó para socorrer al muchacho que estaba en el piso, a unos 30 cm. del cordón y que le salía sangre.

La ampliación de la caratula

El representante del Ministerio Publico Fiscal solicitó al tribunal que la caratula sea de Tentativa de homicidio calificado por alevosía, lo cual prevé una pena de 10 a15 años de prisión sobre Mauro Cabral, con co-autoría de Otto Bornes.

Por su lado el defensor Marcelo Arancibia solicitó una prórroga de tres días hábiles a partir del día de la fecha -23-02-2017-.

En razón de todo esto se pasó a un cuarto intermedio hasta el día viernes 3 de marzo a horas 15:00.

Por último se pidió una medida cautelar por lo que estos dos acusados deberán presentarse a fijar domicilio hasta que se reanude el debate.

MARCELO ARANCIBIA – DEFENSOR

RAMIRO RAMOS OSSORIO – FISCAL