Editorial

Salta se inunda más que antes

Hace unos días el intendente capitalino Gustavo Sáenz descargó su indignación con quienes lo culpan por las inundaciones en la ciudad después de las últimas lluvias. Mientras otro sector culpa al ex intendente Miguel Isa. ¿Quién se hace cargo?

Por Truman Sarapura

Gustavo Sáenz venía redondeando un año muy bueno para su imagen. Durante todo el 2016 le dio prioridad al bacheo, haciéndose acreedor de la aprobación de la ciudadanía, quien ha posicionado el deplorable estado de las calles como uno de los mayores males de la gestión anterior.

Sergio Massa lo había elegido como compañero de fórmula, con quien consiguió cinco millones de votos a nivel nacional, además de ganarle las elecciones a Javier David. Todo marchaba de maravilla para el intendente ya que los sondeos lo posicionaban como el político del año en Salta… hasta que llovió.

Primero fueron las cargadas, los “memes” de la ciudad inundada y finalmente todo pasó a ser una crítica generalizada, la cual metió en la misma bolsa, a él, a su antecesor y toda la dirigencia municipal. Fue cuando el intendente descargó su enojo a través de su cuenta de twitter.

La ciudad se inunda hace 50 años,nadie hizo nada!Algunos desde la comodidad de su casa critican,oportunistas que gozan mientras otros sufren

saenz-twit

¿Por qué se inunda la ciudad más que antes?

La ciudad de Salta está emplazada en un pozo. Partiendo de esa base los protocolos de prevención deben ajustarse al máximo posible, lo cual implica mantener las alcantarillas limpias y sobre todo no levantar el nivel del asfalto de las calles como un “pseudo bacheo”, exactamente lo que hizo Miguel Isa en su último año de administración, cuando –a lo Macri– prometía “bache cero”.

Como bien consignó el portal Vernoticiasonline.com.ar, “Isa levantó el nivel del asfalto y por eso toda la ciudad se inunda, lo mismo que ocurre cuando se rellena un canal o río, el agua desborda hacia los costados. El ingeniero que hizo esto debería estar preso, pues es una clara mala praxis en su profesión. El Copaipa, que no visó las obras, mira para otro lado”.

saenz-isa

Si esta teoría es correcta por definición solo quedan dos personas responsables del estado de la ciudad en los últimos años: Isa y Sáenz, quienes además pertenecen al mismo signo político.

En este punto la participación de Sáenz está muy bien encuadrada en la configuración de responsabilidades, según consignó el portal Aerom.com.ar, en una nota titulada “Buenos muchachos”.

“El actual jefe comunal ingresó como presidente del Concejo Deliberante de la mano del ex intendente Juan Carlos Virramayor, en el año 1996 y continuó como edil hasta la llegada de Miguel Ángel Isa.

Durante la gestión de Miguel Isa, Gustavo Sáenz fue también presidente del cuerpo deliberativo y el alfil más importante de la gestión de Isa, además claro de haber sido su íntimo y más cercano amigo personal.

Hoy el Intendente Gustavo Sáenz no puede desconocer la falta de infraestructura, ni de soluciones que sufren los salteños, por la inundaciones, estuvo 20 años para aprenderla”.

Con todo esto, el intendente Sáenz es la única persona que puede sacar a Salta del pozo, literalmente hablando, del que dejó Isa y sus inútiles funcionarios, los cuales además de dejar las calles como un escenario de posguerra, arruinaron las peatonales.

Mientras, habrá que rogar que no llueva mas y que Sáenz no se enoje y siga con el bacheo, lo cual es una deuda enorme hacia el ciudadano salteño, el cual votó a Isa en tres oportunidades y le dio en las últimas elecciones su voto de confianza a Gustavo Sáenz para trabajar por una Salta mejor, aunque el mensaje suene demasiado optimista.

isa

Vernoticiasonline.com.ar
Aerom.com.ar