El destino quiso que los españoles llegaran en 1492 y arrasaran con todo lo que vieron. Asesinaron a miles de personas inocentes que no acaban de comprender que sus días en libertad habían terminado para siempre. Trajeron enfermedades venéreas y las caries. Trajeron la muerte y el saqueo a niveles jamás experimentados. Sin embargo en nuestro país se celebra esta nefasta fecha.

Lo primero que pensaron los nativos de América al ver a los españoles fue que eran los dioses acompañados de Quetzalcoatl, considerado como «La Serpiente Emplumada», representa la dualidad inherente a la condición humana. Los aztecas y el emperador Moctezuma se asustaron, ya que pensaban que venían a vengarse.

Esto según las leyendas mexicanas, quetzalcoatl regresaría de los mares a recobrar su imperio. Incluso les ofreció una gran variedad de regalos para que subieran a su nave y se fueran, pero esto solo aumento la ambición de Cortes.

El que los mexicas creyeran que eran dioses y sobre todo Moctezuma, influyó en la conquista. Al ver que su imperio era atacado no dio órdenes de defenderse a los mexicas, porque no quería enfrentar a los dioses.

Cabe mencionar que su vestimenta, sus armas sofisticadas para los indios, sus caballos, sus barbas y su color de piel hicieron creer aun más que eran dioses.

El feriado 

En 1917 al gobierno radical de Hipólito Yrigoyen se le ocurrió en un súbito rapto de exacerbada hispanofilia, imponer el 12 de octubre como feriado nacional en Argentina, rotulándolo al mismo tiempo con el pomposo título de “Día de la raza”.

El 12 de octubre de 1492 es una fecha que, anualmente, es celebrada con júbilo por muchos españoles y en Argentina es feriado nacional.

La locura de haberle endilgado a este día como una celebración es más o menos análoga a “celebrar” el día de Auschwitz. Las matanzas no se celebran, se recuerdan para no repetirlas.

Probablemente muchos no sabrán qué significa realmente esta fecha, calificándolo como el día de la raza, elemento de la más alta expresión xenófoba y racista, como el día del descubrimiento del nuevo mundo, como si América existiese únicamente desde 1492, o como si dicho acontecimiento hubiera supuesto algo positivo para la población indígena americana.

Sin embargo, lejos de percibirlo desde esta óptica deformada, para muchas personas esta fecha nefasta simboliza el inicio de la decadencia, explotación y miseria de todo el continente americano durante siglos; primero a través de la explotación europea y más tarde por la explotación criolla para, como dijo el ideólogo del conservadurismo Edmund Burke, «cambiar para conservar».

Operación masacre

En tres horas asesinaron a 3.000 personas. El 12 de octubre de 1519 fue una carnicería a una escala sin precedentes, que acabó con el 10% de la población de la ciudad.

Eventualmente los españoles se asentaron en Cholula, en el centro del actual México, y erigieron sus propios edificios, por los que ahora se conoce a la ciudad que tiene una iglesia para cada día del año.

Inmediatamente se inicia la conquista, colonización y expolio masivo más vergonzoso de la historia. Primeramente, los castellanos se limitaron al robo de las joyas y objetos de valor que poseían los indígenas, al agotarse, continuaron con el saqueo de las minas de metales preciosos, explotadas mediante el trabajo forzoso de una población indígena esclavizada que pronto registró un empeoramiento de su nivel de vida, reflejado en un incremento muy pronunciado de la tasa de mortalidad en un corto período de tiempo.

En este aspecto cabe resaltar la responsabilidad no solo de los soldados castellanos, si no del propio Cristóbal Colon, tan idealizado por muchos, el cual inició el primer gobierno extranjero en América. Su gobierno en las islas caribeñas (puesto que aun no se había explorado el continente americano) se prolongó desde 1492-1500, tiempo que Colón aprovechó para su enriquecimiento personal y de su familia. Prueba irrefutable de esto son las enormes atribuciones que se le conceden en las capitulaciones de Santa Fe del 17 de abril de 1492, donde obtiene poderes absolutos.

De esta manera Colon inicia, con mano de hierro, su gobierno en América. Pero la situación económica se volvía insostenible; el oro y la plata fueron agotándose, y Colon vio la necesidad de buscar otro recurso para Su brillante alternativa no se hizo esperar; traficar con los esclavos indígenas como mercancía seria la perfecta alternativa para seguir sacando partido económico a las colonias americanas, de forma que en poco tiempo cantidades ingentes de indígenas pasaron a la península para ser comerciados y esclavizados en los territorios de la corona. Ello, como es lógico, supuso una dura reacción de resistencia y rechazo por parte de la población indígena, que a mediados de 1493, y tras sufrir la explotación y abusos de los castellanos, se sublevan y exterminan la primera colonia europea en América, el llamado «Fuerte Navidad».

Rebelion.org
Laizquierdadiario.com